Iniciativa de cultivo

Columna de Francisco Pinto, coordinador del Programa de recursos naturales, publicada en La Estrella de Chiloé, 12 de febrero de 2006.

Columna de Francisco Pinto, coordinador del Programa de recursos naturales, publicada en La Estrella de Chiloé, 12 de febrero de 2006.


Una de las grandes tareas que ha buscado platear la Fundación Terram, es la sustentabilidad de los recursos marinos, en especial, el desarrollo de la salmonicultura.

Por tal motivo, se postularía una iniciativa integral ante el Banco Mundial, que en definitiva aceptó las condiciones del proyecto y entregó los recursos necesarios para llevar a cabo estos trabajos.

El plan consiste en cultivar algas alrededor de las balsas jaulas donde crecen los salmones, con el objeto de que actúen como biofiltros naturales, absorbiendo el exceso de nutrientes en el mar producto de la alimentación y excretas de los salmones.

El exceso de nutrientes provoca un agotamiento del oxígeno en el agua y un excesivo florecimiento de algas. Según la experiencia científica, las algas cultivadas en estas áreas podrían absorber entre un 70% y 80% de los nutrientes, logrando un mayor crecimiento de las mismas, superior en un 40% en condiciones normales.

Además, el cultivo de algas solucionaría en parte una de las grandes debilidades que tiene otro cultivo con una alta tasa de crecimiento en la acuicultura nacional: el abalón, una especie que es altamente requerida en los mercados asiáticos y que durante los últimos cinco años presenta un crecimiento anual cercano al 30%, logrando durante 2003 exportar más de 128 toneladas.

Pero este cultivo requiere de una gran cantidad de algas pardas para alimentarlos. Para producir un kilo de abalón se requieren entre 15 y 30 kilos de alga.

Uno de los objetivos centrales del proyecto es que el cultivo de algas sea desarrollado y posteriormente comercializado por los pescadores artesanales de las regiones australes, quienes precisamente han sido de los más afectados por la fuerte irrupción de la industria salmonera, sufriendo desplazamientos físicos desde sus tradicionales lugares de pesca y en muchos casos siendo contratados por la industria como operarios con sueldos mnimos.
 

Comments are closed.