Un refugio para las ballenas

Por Giuliana Furci, encargada del Programa de Salmonicultura de Fundación Terram, publicada en El Gran Valparaíso, 2 de enero de 2006.

Por Giuliana Furci, encargada del Programa de Salmonicultura de Fundación Terram, publicada en El Gran Valparaíso, 2 de enero de 2006.


LAS INICIATIVAS PARA crear un área Marina Costera Protegida en Chile con el fin de entregar espacios marítimos a los cetáceos que habitan en nuestro territorio están insertas en una tendencia mundial para conservar los poco ejemplares de ballenas -de todas las especies- que quedan en el planeta.

Con la creación de esta área protegida, Chile podrá disfrutar de visitas atraídas por estos gigantes marinos y recaudar todos los beneficios turísticos. La zona del Golfo del Corcovado es habitada por el animal más grande del mundo, la ballena azul, Balaenoptera musculus, que se encuentra en peligro de extinción. En tanto, las costas de Puca Trihue y Maicolpu son visitadas periódicamente por la ballena Franca Austral, Eubalena australis. Esto hace de las aguas de la X Región una importante zona geográfica que requiere ser protegida, especialmente porque la industria ballenera de principios del siglo XX se encargó de eliminar al 97% de la población original de esta especie.

Actualmente se sigue asesinando ballenas en las aguas del hemisferio sur, a pesar de que su comercialización está prohibida. Los responsables son barcos factoría japoneses que planean duplicar las capturas de cetáceos este año -con respecto al año pasado- para supuestos fines cient?ficos. Esta amenaza se suma a la noticia entregada por el Instituto Polar Noruego, en la cual se muestra que las orcas, conocidas como ballenas asesinas, son los mamíferos más contaminados del ártico, ya que ningún otro ha ingerido más pesticidas, compuestos antifuego ni químicos utilizados en pinturas.

Las aguas interiores entre Chiloé y Chile continental son únicas y muy importantes para los mamíferos más grandes del mundo. Actualmente esta zona está siendo transitada por grandes embarcaciones, como cruceros turísticos y empresas que prestan servicios al cluster del salmón. Algunos de los estudios que se deben realizar para determinar las zonas habitadas y transitadas por los cetáceos por parte el Centro Ballena Azul, entre otros, mostrarían que desde diciembre hasta abril no se deben molestar a las ballenas y sus crías, ya que esto las ahuyentaría.

Es de gran importancia conservar la biodiversidad del planeta para no desequilibrar nuestro propio hábitat que está bajo amenaza por distintos actores humanos. Los barcos factoría japoneses son sólo un ejemplo de los crímenes en contra de la vida marina que se cometen día a día. Por esto la creación de un área Marina Costera Protegida en Chile reviste gran importancia, ya que nuestro país posee una extensión privilegiada de costas ricas en vida animal y vegetal, que si cuidamos en el presente podremos seguir disfrutando en el futuro. En este caso, las ballenas no sólo son un atractivo turístico por su imponente tamaño, sino que son además un importante aporte a la biodiversidad mundial.
 

Comments are closed.