Protección para el alerce

Columna de Francisco Pinto Pardo, coordinador de Recurso Naturales de Fundación Terram, publicada en La Estrella de Chiloé, 25 de marzo de 2006.

Columna de Francisco Pinto Pardo, coordinador de Recurso Naturales de Fundación Terram, publicada en La Estrella de Chiloé, 25 de marzo de 2006.


El año pasado fuimos testigos de un hecho histórico: por primera vez en nuestro país un fallo judicial confirmaba un delito ambiental. La Corte de Apelaciones de Valdivia ratificó el procesamiento del alcalde de Fresia, Nelson Schwerter, por asociación ilícita en el bullado caso de la "tala ilegal de alerce", justificando además el auto de procesamiento del ministro Hernán Crisosto, el cual hacía hincapié en que los hechos se sustentaban en graves falencias y errores de fiscalización.

Sin embargo, la Conaf, a través de su director ejecutivo, Carlos Weber, informaba a la opinión pública que no se preocupara por el alerce, pues quedaban cientos de miles de ejemplares y su explotación estaba asegurada hasta por lo menos unos 50 años más, puesto que existían más de 700 mil metros cúbicos de alerce muerto por explotar. Las declaraciones de los personeros se basaban en el "Informe Lahuén", encargado por Conaf a la Universidad Austral para cuantificar el alerce existente en algunas comunas de la Décima Región. Pese a que Weber citó en más de una oportunidad el informe para argumentar que el alerce "no estaba en peligro", Éste recién fue hecho público un año y medio después de que la casa de estudios lo entregara a Conaf (diciembre de 2005), pese a las constantes solicitudes de acceso a información presentadas formalmente en dos oportunidades por Fundación Terram.

En dicho informe se confirmó la cifra en la que se sustentaba la optimista tesis del director ejecutivo de Conaf: existen aproximadamente 663 mil hectáreas de alerce muerto. Pero el documento explicita también que el volumen neto de alerce muerto antes de 1976, (es decir, el recurso explotable y comercializable legalmente) es de 70.990 metros cúbicos, cifra que representa sólo al 10% de lo expuesto por Weber, una omisión no menor con un margen de error del 90% de la máxima autoridad forestal.

De las 617 mil hectáreas. de bosques de alerce que existían en Chile en 1550, hoy sólo quedan menos 264 mil héstareas.

Comments are closed.