Efectos de restricción vehicular

Carta al Director de Paola Vasconi, Coordinadora Programa Medio Ambiente de Fundación Terram, publicada en diario El Mercurio el 08 de septiembre de 2006.

Carta al Director de Paola Vasconi, Coordinadora Programa Medio Ambiente de Fundación Terram, publicada en diario El Mercurio el 08 de septiembre de 2006.


Señor Director:

Recientemente el señor Barrueto, en su calidad de intendente y presidente de la Corema de la Región Metropolitana, ha dado inicio al proceso de actualización del Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA) de Santiago. Paralelamente, las autoridades han iniciado la actualización independiente del Plan de Gestión de Episodios Críticos (GEC).

La idea del gobierno regional es establecer una especie de alerta preventiva durante todo el período crítico. Craso error, pues al establecer medidas de carácter permanente para la GEC éstas se vuelven estructurales, cambiando las conductas de las personas y perdiendo su función original. Entre las medidas propuestas por la Intendencia está el aumentar la restricción vehicular a los autos con y sin sello verde. Sin embargo, a nivel mundial se ha comprobado que esta medida a lo único que contribuye es a aumentar más el parque automotor, con la consecuente extensión de la congestión y contaminación.

Para que iniciativas como ésta tengan el efecto deseado deben ir acompañadas de medidas estructurales que tiendan a disminuir el uso del transporte privado y que incentiven el uso del transporte público. Entre ellas, podemos mencionar: el contar con un transporte público seguro y eficiente, aumentar el precio de los combustibles y de los automóviles en la región, aumentar la tarificación vial los días críticos de contaminación, etcétera. Evidentemente sólo medidas de este tipo contribuirían a disminuir el esmog en la capital.

Comments are closed.