Restricción a catalíticos

Carta al director de El Mercurio, enviada por Paola Vasconi, encargada del programa de Medio ambiente de Fundación Terram, 23 de mayo de 2006.

Carta al director de El Mercurio, enviada por Paola Vasconi, encargada del programa de Medio ambiente de Fundación Terram, 23 de mayo de 2006.


Señor Director:

En relación con la carta de Sonia Pinto publicada el 22 de mayo, donde se cuestiona la restricción a los autos catalíticos en un día de preemergencia, quisiera expresar lo siguiente: existen estudios a nivel mundial que han demostrado que la restricción vehicular no contribuye en el largo plazo a mejorar los niveles de contaminación, pues incentiva el aumento del parque vehicular. No obstante, para gestionar los episodios críticos en Santiago, la medida se justifica plenamente. Recordemos que, actualmente, cerca del 80% de autos livianos que circulan por la capital tienen catalizador y, según el inventario de emisiones Dictuc 2005, aportan 170 ton/año de material particulado y emiten gases, como el óxido de nitrógeno, precursor del material particulado fino y del peligroso ozono.

En un mundo donde se promueven cada día más las individualidades yo me pregunto qué es más importante: ¿defender el derecho individual a circular en nuestro auto particular catalítico, o exigir a las autoridades aplicar las medidas necesarias para proteger el derecho colectivo a respirar un aire limpio en Santiago?

Comments are closed.