El Informe Salmón

La cara menos feliz del milagro exportador en el sur.Un estudio del Observatorio Laboral y Ambiental de Chiloé desnuda las prácticas de las salmoneras Cultivos Marinos, Río Dulce y Salmones Unimarc, que no están bajo el alero de SalmonChile. Denuncias de acoso sexual, prácticas antisindicales y maquila son algunas de las situaciones que detalla el documento. Si el río suena.La Nación 14 de enero de 2007.


Por Carla Alonso

En medio de un intenso lobby internacional y poco antes de que se conozcan los resultados de la comisión investigadora del “caso salmón” en la Cámara, LND accedió a un estudio realizado a las tres empresas de Chiloé (Cultivos Marinos, Salmones Unimarc y Río Dulce) que no forman parte de la asociación de empresarios salmoneros SalmonChile.

La investigación fue realizada por el Observatorio Laboral y Ambiental de Chiloé (Olach) –iniciativa que integran Oxfam, Terram, Cenda, Observatorio Laboral Chile, CUT Provincial Chiloé y Canelo de Nos–, y concluye que se mantienen las condiciones laborales “no adecuadas de la industria, después de 20 años de desarrollo y de acciones a favor de corregir sus insuficiencias laborales y ambientales”.

Rodrigo Pizarro, director ejecutivo de Fundación Terram, explica que hay que cambiar el modo de regular industrias de acelerado crecimiento desde lo legislativo. “Un empresariado moderno comprende que lo que hacen en Chiloé tiene repercusión en los mercados de destino”.

EMBARAZADAS NO

Según relata la investigación, la empresa Cultivos Marinos –que lleva más de 15 años operando en el rubro– es una compañía de capitales chilenos instalada en la comuna de Ancud. “Es la única gran empresa salmonera que no se encuentra asociada a SalmonChile. Según cifras de la Inspección del Trabajo Provincial, trabajan 2.151 personas, de las cuales un tercio son mujeres y un 22% están contratadas a plazo fijo. Hay un 7,6% de sindicalización”.

La investigación señala que Cultivos Marinos es una de las salmoneras que más infracciones presenta. Durante el primer semestre de 2006, “más del 50% de las fiscalizaciones realizadas por la Inspección del Trabajo de Ancud se concentraron en dicha empresa. En este período tiene cuatro infracciones por no otorgar descanso dominical, no llevar correctamente registro de asistencia, no pagar horas extras y no mantener documentación”.

Respecto a la discriminación al interior de la empresa, “se mencionan casos de acoso sexual por parte de los compañeros de trabajo y los jefes directos, los cuales son desconocidos por la compañía”. El informe añade que “no existe sala cuna dentro de la empresa y los tiempos de amamantamiento de los niños pequeños no se llevan a cabo en el horario que corresponde”. Además, se reconoce cierto “hostigamiento para que no queden embarazadas las mujeres”. Según las dirigentes entrevistadas, para Cultivos Marinos “la mujer embarazada no produce”.

LAS MIL CARAS DE UNIMARC

El estudio también aborda la situación de la empresa Salmones Unimarc, filial salmonera de Francisco Javier Errázuriz, accionista mayoritario del holding Inverraz. Si bien Salmones de Chile (razón social con que la empresa exporta) no se encuentra entre las 10 empresas con mayor volumen de exportación, a octubre de 2006 registraba más de 34 millones de dólares.

La empresa “recurre a la maquila en la fase de matanza y lavado de los peces, utilizando a empresas como Río Dulce, que posee centros de cultivo en Quellón”, indica el estudio. A pesar de que las dirigentes trabajan en la empresa hace 10 años, su salario líquido mensual “llega a 170 mil pesos, una realidad para la mayoría de los trabajadores, que no sobrepasan los 200 mil pesos”.

En cuanto a la libertad sindical, el informe menciona prácticas como “despidos injustificados, aislamiento u hostigamiento hacia el dirigente sindical, intervención de la empresa en las elecciones sindicales y prohibición en los contratos para sindicalizarse”.

En septiembre pasado, la empresa Salmones y Pesquera Nacional S.A. “despidió a dos operarias que se negaron a realizar turno de noche, debido a que no contaban con alguien que cuidara de noche a sus pequeños hijos. El despido fue sin derecho a indemnización y las trabajadoras se encuentran litigando en los tribunales. Se propuso habilitar una sala cuna en horario nocturno, medida que fue rechazada por la mesa de diálogo salmonero de la X Región”, indica el estudio.

La empresa Río Dulce S.A. es una compañía de capitales nacionales, que actúa como contratista para otras empresas de mayor tamaño en la faena de la matanza, eviscerado y lavado de salmones y truchas cosechados.

SEIS DÍAS A LA SEMANA

“Es una empresa prestadora de servicios (maquiladora) cuyos procesos se concentran en la comuna de Quellón”. Esta salmonera, que según el estudio maquilaba para AquaChile, ha ampliado sus actividades trabajando para Multiexport y Salmones de Chile, compañías de capitales chilenos. Junto al crecimiento de la producción salmonera, se está generalizando la externalización de funciones propias”.

En Río Dulce trabajan cerca de 100 trabajadores y un 50% son mujeres. En los aspectos salariales, “el pago base de los trabajadores es de 53 mil pesos, y su promedio de sueldo mensual oscila entre 200 mil y 250 mil pesos. El sueldo variable constituye el 73,5% del monto”, indica la investigación de Olach.

Respecto a la jornada laboral, los trabajadores laboran en promedio “10 horas diarias durante seis días a la semana, llegando en algunas ocasiones a las 60 horas semanales”, señala el informe. Casi todos los trabajadores “no tienen contrato permanente, sino temporal. Sus contratos son por faena definida en un número de piezas a procesar, lo que significa que pueden ser renovados cada diez días”.

 

Comments are closed.