Gobierno optará por fomentar la producción del biodiesel

Según el jefe de bioenergía de Odepa, André Laroze, esta alternativa es más rentable que el etanol debido a razones sociales y ambientales. Además, la proporción de mezcla con diesel común que se normará en un principio, será de 2%, proporción que irá aumentando con el tiempo. La Nación 21 de marzo de 2007.

Según el jefe de bioenergía de Odepa, André Laroze, esta alternativa es más rentable que el etanol debido a razones sociales y ambientales. Además, la proporción de mezcla con diesel común que se normará en un principio, será de 2%, proporción que irá aumentando con el tiempo. La Nación 21 de marzo de 2007.


Por Giancarlo Daziano Roldán

A pesar que la industria del bioetanol está más desarrollada en Latinoamérica, el Gobierno optará por insertarse en la vereda del biodiesel, que, según diversos expertos, se proyecta con un mayor futuro dentro del panorama de los biocombustibles. El jefe de bioenergía de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa), André Laroze, reconoció el interés que el Ejecutivo tiene por fomentar esta alternativa y asegurar una opción de energía a futuro.

“En el presente y para empezar, se considera que es factible producir biodiesel en la zona sur, pues es posible elaborar la cantidad necesaria sin afectar significativamente el uso de la tierra”, afirmó a La Nación.

En el marco de la visita de una delegación empresarial del estado federado alemán de Hessen -que además de autoridades políticas, contaba con empresarios de distintos rubros-, donde destacaban varios productores de biocombustibles, el ministro de Agricultura, Álvaro Rojas, había afirmado que el ministro-presidente de Hessen, Roland Koch, le recordó el interés germano porque a más tardar en junio, el Gobierno entregue respuestas específicas sobre si en Chile va a ser obligatorio o no, el uso de los combustibles ecológicos.

En este escenario, Rojas destacó que “todos los ministerios ya tienen su trabajo hecho y ahora sólo queda reunir la máxima información para tomar las decisiones sobre una misma base. Ojalá que esa base sea proclive a que en el país se produzca biocombustibles, porque le cambia las posibilidades a la agricultura de la zona sur especialmente, atraemos inversiones y empezamos el ciclo virtuoso de la innovación en un tema al que Chile llegó tarde, pero donde es posible recuperar espacio”.

La alternativa más viable

Según el representante de la empresa alemana Lurgi -principal constructora de plantas para el desarrollo de biocombustibles-, Gunner Nilsson, el panorama regional está en pleno auge. “En el 2010 el Protocolo de Kyoto va a estar en plena vigencia, por tanto habrá una necesidad en América Latina de 50 plantas de biodiesel con capacidad de 100 mil toneladas. En el caso del etanol se ve un mercado más maduro, actualmente existen 50 industrias en Brasil, Colombia con una cantidad significativa también, Perú está hablando de proyectos y hemos visto una serie de oportunidades en Chile. Pero es una cuestión de capacidad de suelo disponible existente para estos combustibles”, explicó.

En esta vereda, el doctor en ingeniería de la Universidad Kassel, Jens Hesselbach -integrante de la delegación alemana-, sostuvo que hay excelentes oportunidades para producir biocombustibles en Chile porque “debido a esta forma tipo espaguetti de su territorio”, cuenta con una gran variedad de materias primas vegetales que no se encuentran tan fácilmente. “Pero, también existe la desventaja de que en algún momento la superficie de plantación estará limitada”.

Los estudios realizados por Odepa indican que es excesivamente caro producir etanol en Chile. Por tanto, el jefe de bioenergía de la entidad afirmó que “en términos de políticas y de direccionamiento de los esfuerzos iniciales no está considerada su producción”. Debido a que los precios actuales del maíz, en un país que tiene déficit importante de abastecimiento de cereales, hace inviable pretender producirlo a través de aquel cereal (ver infografía).

En esa línea, afirmó la base de producción es bastante limitada en términos agrícolas, pues compite con el uso de la tierra orientado al objetivo de convertir a Chile en potencia agroalimentaria. “Chile no va a expandir su frontera agrícola para producir biocombustibles. Vamos a tener que reutilizar o reasignar superficie que hoy está en un uso marginal. Pero el país tiene el interés y la necesidad de asegurar una opción de energía en el futuro”, acotó.

Los expertos afirmaron que actualmente no hay una hectárea en Chile con plantación de especies alternativas para la producción de bioetanol.

Por tanto, son necesarios entre 3 y 5 años de cultivo para obtener información sobre las condiciones ambientales necesarias y dimensionar superficies. Por ende, según André Laroze “no hay un interés mayor en explorar esa situación por ahora. Quizás, en 5 años más con algunos resultados podría ser”.

Así, el biodiesel fue considerado como la alternativa más viable por las entidades gubernamentales, debido a su mayor compatibilidad con la existencias de cultivos en el país, específicamente en la zona sur.

“Lo que vamos a hacer para comenzar con los limitados recursos que tenemos, es partir con una cuota baja de 2% de biodiesel, que puede ir aumentando en la medida que se vaya haciendo económicamente viable. Preparando el camino para que los consumidores conozcan este producto y se extienda su distribución y utilización”, explicó Laroze.

Productores interesados

El gerente de la industria azucarera Iansa, Rafael Irarrázabal, afirmó que han estudiado entrar a este mercado, pero no han considerado tener como alternativa el etanol y menos en base de la remolacha. “Nosotros consideramos que Iansa tiene un potencial agroeconómico importante, por el cual queremos ver favorecido otro tipo de cultivos que vayan destinados hacia la producción de biodiesel, a través de aceites. Por lo tanto estamos evaluando el cultivo de raps y plantas aceiteras y de biodiesel” sentenció.

Sin embargo, para el gerente general de la empresa Etanol del Pacífico S.A. Francisco Marmijo, aún no está todo dicho sobre el tema. “Es importante hacer un estudio con empresas que conocen del tema como Lurgi, pero dónde los chilenos entreguen los datos de condiciones de producción. Porque no podemos traer un estudio de cualquier país, debido a que cada país es distinto y tiene realidades diferentes”, sentenció.

 

 

 

Comments are closed.