ONGs Lanzan Observatorio de Movilidad Urbano (OMU) y proponen mejoras en Transantiago

A días de la puesta en marcha de Transantiago, y al alero de las múltiples falencias del mencionado plan de transporte capitalino, organizaciones de la sociedad civil, lanzan el Observatorio de Movilidad Urbano (OMU). Instancia que desde la sociedad civil velará por promover sistemas eficientes de transporte público urbano, que aseguren una participación ciudadana integral, sustentabilidad y mayores mejoras ambientales. Comunicado de Prensa Fundación Terran-Odecu-Ciudad Viva 19-01-2007.

A días de la puesta en marcha de Transantiago, y al alero de las múltiples falencias del mencionado plan de transporte capitalino, organizaciones de la sociedad civil, lanzan el Observatorio de Movilidad Urbano (OMU). Instancia que desde la sociedad civil velará por promover sistemas eficientes de transporte público urbano, que aseguren una participación ciudadana integral, sustentabilidad y mayores mejoras ambientales. Comunicado de Prensa Fundación Terran-Odecu-Ciudad Viva 19-01-2007.


Analizar las políticas, planes y proyectos desarrollados desde el sector público en materia de transporte urbano que afecten la movilidad urbana, es una de las finalidades que busca alcanzar el Observatorio de Movilidad Urbano (OMU), instancia creada desde la sociedad civil que fue dada a conocer en horas de la mañana por sus gestores: la Organización de Consumidores y Usuario de Chile (ODECU), Fundación Terram y Ciudad Viva.

“OMU velará de manera crítica y propositiva, con una perspectiva de sustentabilidad sobre las prácticas que afectan la movilidad en las ciudades de Chile, promoviendo la equidad social, la participación ciudadana, los derechos de los usuarios/as, acceso a la información y la accesibilidad ambiental en el sistema de transporte urbano”, explicó Rodrigo Pizarro, director ejecutivo de Fundación Terram, quién además fue enfático en señalar que se apoya al Transantiago, pero se sugieren mejoras, “el transporte público es el modo más sustentable y equitativo para el transporte urbano, particularmente en las grandes ciudades, por ello, la importancia de su implementación plena” enfatizó el economista de Terram. Quién concluyó que este sistema, “es el principal mecanismo propuesto por la autoridad para poder enfrentar la problemática ambiental de la ciudad de Santiago”.

Patricio Lanfranco de Ciudad Viva, dijo que "debe crearse una autoridad metropolitana de transporte, a cargo de toda la gestión del transporte urbano, velando por la integración adecuada de todos los modos de transporte y con relaciones con organismos públicos responsables de otros ámbitos del desarrollo urbano", puntualizó.

El coordinador de transporte de Ciudad Viva, señaló que “debe asumirse un criterio multimodal de planificación, que explícitamente asuma la tarea de desincentivar el uso cotidiano del automóvil, deteniendo la realización de autopistas al interior de la ciudad, promoviendo el uso de la bicicleta como medio de transporte urbano, destinando recursos y estableciendo requerimientos a nuevos proyectos viales e inmobiliarios para la implementación de ciclovías, y combinaciones bicicleta-bus”, indicó Lanfranco.

Haciendo una evaluación de la implementación del Transantiago, Stefan Larenas de ODECU, reconoció que si bien el nuevo sistema de transporte, que debuta el próximo 10 de febrero, “es un real aporte y entrega mejoras sustanciales, presenta falencias como, una débil información hacia la población, respecto a recorridos y modos de uso de la tarjeta bip, escasos aportes del Metro de Santiago en el nuevo plan de transporte capitalino, y las posibles alzas en las tarifas producto de la evasión de pago de los pasajes”.

Larenas llamó a hacer valer el derecho que tienen los usuarios del nuevo sistema transporte a recibir información verás y oportuna, respecto de nuevas modalidades de uso, recorridos, beneficios para usuarios y tarifas.

Asimismo, Eduardo Giesen de Ciudad Viva, sugirió hacer realidad la creación de un Comité Ciudadano de Transantiago, en el que participen representantes de organizaciones sociales, gremiales y no gubernamentales relacionadas con la actividad del transporte público, y así crear instancias de diálogo con representantes de grupos sociales afectados o discriminados por Transantiago,

En cuanto al financiamiento del sistema, Giesen dijo que “es urgente disponer de recursos del Estado para acelerar la implementación de infraestructura especializada para el transporte público, evitando el subsidio cruzado hacia los automovilistas”, medida indispensable para su eficiencia operacional.

En relación al tema ambiental, Pizarro señaló que “tenemos nuestras dudas respecto al retraso en la implementación de los filtros en los buses antiguos y de la cantidad de buses que finalmente circulen por la capital”, temática ante la cual también estaremos atentos.

Finalmente los creadores de este Observatorio de Movilidad Urbano –OMU-, aseguraron que su iniciativa no va contra el Transantiago, sino que es un mecanismo para apoyar el cambio en el nuevo sistema de transporte, analizando la movilidad urbana en general, aprovechando como punto de partida este hito importante para Santiago, como es la entrada en funcionamiento de nuevo sistema. Entendiendo además que el rol de la sociedad civil es facilitar que se implemente de manera óptima.

Adelantaron también que trabajarán en analizar las prácticas de actores privados y no dudarán en denunciar aquellas que afecten negativamente la movilidad urbana. Proponiendo opciones sustentables, tendientes a corregirlas o reemplazarlas.

Más informaciones:
Comunicaciones Terram: 2694499

 

Comments are closed.