Ballenas siguen en la mira

Entidad que ya había ganado una anterior licitación, que fue desestimada, sigue trabajando en la zona. Las Áreas Marinas Costeras Protegidas (AMCP) son una figura legal innovadora que permite no sólo la protección de los ecosistemas marino-costeros sino que además, el desarrollo armónico e integrado de distintas actividades (educativas, científicas, de conservación, socioculturales y productivas) que propendan al desarrollo sustentable. La Estrella de Chiloé 08 de abril de 2007.


En la actualidad, el Gobierno de Chile se encuentra desarrollando un proyecto de AMCP, financiado por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (Global Environment Fund, GEF). A través de este proyecto, se han creado tres áreas a lo largo de la costa chilena (Isla Grande de Atacama, Región de Atacama; Lafken Mapu Lahual, Región de Los Lagos; Francisco Coloane, Región de Magallanes y la Antártica Chilena), y se esperan obtener avances en la definición de la figura legal, así como los procesos necesarios para establecer nuevas áreas.

Cuentas alegres sacan en el Centro Ballena Azul (CBA) y el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) sobre el trabajo realizado recientemente en la zona sobre los gigantes de los mares.

Calificándola esas mismas entidades como "una intensa semana", el CBA en Chiloé, se reunió tanto con dirigentes sindicales de la pesca artesanal de Ancud y Quellón, así como con los representantes municipales de estas comunas, del Consejo de Caciques de Chiloé y de la Federación de Comunidades Huilliches de la provincia.

A todos ellos se les presentó la propuesta de Área Marina Costera Protegida de Múltiple Uso (AMCP-MU) de Chiloé y Corcovado (Regiones de Los Lagos y de Aysén), que desde hace un par de años viene liderando este centro de investigación junto con Conama y WWF.

Dicha iniciativa surge luego de que el especialista Rodrigo Hucke-Gaete, director del CBA, descubriera para la ciencia una importante agregación de ballenas azules (Balaenoptera musculus), alimentándose y cuidando a sus crías en las aguas del golfo de Corcovado.

Maximiliano Bello, coordinador de estrategias y planificación del CBA, señaló que este conjunto de reuniones desarrolladas en Chiloé les permitió profundizar y complementar el trabajo de socialización que, hasta la fecha, han venido realizando en las zonas aledañas al área marina y costera propuesta para su protección.

"La recepción de los representantes sociales y comunales fue muy buena. Ellos valoraron la instacia de diálogo y la posibilidad de clarificar inquietudes frente a un proyecto que podría ser una gran oportunidad, no sólo de conservación para la ballena azul y el ecosistema que habita, sino que también de desarrollo socioeconómico para ésta zona", comenta Bello. 

DESARROLLO

Añade además que la decretación de esta área de protección no limitará el desarrollo de actividades productivas sustentables. "En ésta área nos encontramos con múltiples actores cuyos intereses también son diversos, por lo tanto, en la medida en que todos logren expresarse y visualizar las proyecciones de esta iniciativa, será más fácil comprender que los emprendimientos locales o regionales no tienen por qué reñirse con la naturaleza".

Finalmente, Bello destacó que el CBA continuará propiciando estos encuentros, acercándose a las comunidades que podrían verse involucradas con la futura AMCP.
 
 

Comments are closed.