Bancos del AFT en alerta por los costos que les provocarán las fallas del Transantiago

Gobierno los emplazó a asumir sus responsabilidades. Operadores del sistema afirman que Sonda simplemente ya no podrá proveer la tecnología, algo que desmiente la empresa. Un nuevo escenario es el que tendrán que enfrentar los 4 mayores bancos del país -Santander, de Chile, BCI y Banco Estado- y la empresa financiera CMR luego del fuerte emplazamiento que hizo el Gobierno para que asuman sus responsabilidades por los incumplimientos del Administrador Financiero del Transantiago (AFT), consorcio del que son socios junto a la firma tecnológica Sonda. El Mercurio 12 de abril de 2007.


Francisco Derosas, Daniel García

Aunque los bancos consultados mantuvieron el hermetismo y señalaron que la vocería del tema AFT la llevan el presidente de dicho consorcio, José Manuel Mena, y su gerente general, Enrique Méndez, altos directivos del sector ya reconocen que el mensaje del Gobierno les abre un nuevo frente, que hasta ahora no habían tenido: asumir los costos monetarios y también de imagen que está significando el severo incumplimiento del administrador financiero, el cual no ha podido implementar cabalmente los dos sistemas pilares del plan Transantiago: el sistema de control de flota, y el de distribución de ingresos.

El mensaje crítico del Gobierno recibió el respaldo de parte de varios de los principales operadores del sistema de transporte.

Un ejecutivo del sector dijo que "estas señales (del ministro) Cortázar son adecuadas, porque condicen con la realidad caótica del sistema, pero tal vez es tarde". El problema es que varios operadores dicen que Sonda simplemente no estará en condiciones de proveer el sistema tecnológico para el sistema de control de flotas y de distribución de ingresos. Y advierten que "seguiremos devolviendo las facturas" que les ha enviado el AFT, ya que "no vamos a pagar por servicios que no se están dando".

Los operadores dicen que hay que distinguir entre la evasión que está afectando el sistema -que bordearía el 30%- y los viajes que no se están pagando netamente por problemas del sistema. "Esto tiene que ver con que las transacciones que se hacen en los validadores no se bajan a los concentradores, y entonces hay grandes diferencias en las liquidaciones de pago", dice el gerente de uno de los operadores.

Según sus cálculos, en el sistema hay cerca de 2,7 millones de viajes que pasan por los validadores, pero que finalmente no se están pagando. Esto representa el 30% de las validaciones diarias del Transantiago. El costo de este problema alcanzaría aproximadamente a US$ 1 millón diario.

Pese a las desconfianzas de los operadores, al interior de Sonda la visión es diametralmente opuesta. Fuentes de la empresa aseguran que el sistema de distribución de ingresos ("clearing") está funcionando bien, y que los operadores han levantado sospechas por la alta evasión que los afecta.

En Sonda rechazan la otra crítica de los operadores que apunta a que el sistema de gestión de flota no funciona. Fuentes de la tecnológica aseguran que el software responde a los requerimientos establecidos en las bases de licitación y que las críticas de los operadores se deben a que ellos quieren servicios que están más allá de los contratos.

PROBLEMAS

2,7 MILLONES de validaciones diarias no están siendo efectivamente pagadas, según los operadores.

Comments are closed.