Celulosa Arauco enfrenta ahora fuerte conflicto laboral en sus plantas

Próximo domingo hasta seis mil trabajadores de Bosques Arauco -en una de las más grandes movilizaciones laborales, fuera de la industria del cobre- se declararán ”en estado de movilización”, tras haber creado una organización única para negociar con la forestal. Dirigentes temen incluso que el tema pueda derivar en ”hechos de violencia que nadie quiere”. El Mostrador 26 de abril de 2007.


Por  Carlos Alvarez

Un nuevo flanco de conflictos está a punto de estallar para una de las firmas forestal más importantes de América Latina, la chilena Celulosa Arauco y Constitución (Celco), del grupo Angelini, si en los próximos días no consigue llegar a acuerdos con los dirigentes de diversas áreas, que inéditamente se han reunido en un solo cuerpo sindical para negociar.

Los trabajadores de la empresa -que ya enfrenta los cuestionamientos de grupos ambientalistas por los problemas asociados a sus descargas al Río Cruces-, están anunciando una masiva movilización para la próxima semana si la administración de Bosques Arauco S. A. no se allana a negociar demandas económicas y de condiciones laborales planteadas por los sindicatos.

Los trabajadores agrupados en diversas organizaciones sindicales -representativas de las áreas de cosecha, transporte e industria, incluida celulosa- decidieron crear una sola organización, la Unión de Sindicatos Forestales de Arauco (Usinfa) y negociar directamente con el holding empresarial y no con las subempresas de sus respectivas áreas.

Las conversaciones comenzaron luego de una movilización de mediados de marzo pasado, ocasión en que los gremios agrupados -que con ello “superaron” el esquema de negociación colectiva tradicional por empresa- convocaron a más de 4.000 trabajadores, cuyos representantes presentaron un petitorio de 23 puntos, de los cuales siete están referidos a beneficios económicos y el resto a mejorías en las condiciones de trabajo.

En esa oportunidad, la administración acordó con los sindicatos que analizaría el petitorio, para lo cual se tomaría un total de 45 días. Ese plazo vence el próximo lunes 30 de abril.

Negociaciones entrampadas

Pero en estos últimos días, cuenta el presidente de la Federación de Trabajadores Forestales de Arauco, Juan Miranda, las conversaciones se han entrampado, especialmente en los ámbitos referidos a arreglos económicos, lo que ha motivado el llamado a una nueva movilización que, según estima, podría reunir esta vez el doble de trabajadores que la ocasión anterior, llegando a cerca de los ocho mil. "Nosotros pensamos llegar esta vez a por lo menos cinco o seis mil trabajadores, lo que constituye una de las más grandes movilizaciones sindicales del país, si se excluye la industria del cobre", apunta Miranda.

El dirigente cuenta que la idea será juntarse en el gimnasio de Curanilahue el próximo domingo 29 de abril, en vísperas del término del plazo solicitado por la empresa para analizar las peticiones de los trabajadores. “Nosotros ya tenemos decidida la movilización. Sólo vamos a informar a nuestras bases, porque no hemos visto en la administración -que acaba de anunciar enormes ganancias en los últimos meses- la decisión de avanzar en lo que han sido nuestras propuestas”, dice el representante.

Día de los Trabajadores

"Lamentamos no poder celebrar como corresponde el Día de los Trabajadores, pero desgraciadamente tendremos que estar dando esta lucha sindical, que no sólo concierne a los trabajadores de la empresa, sino en realidad a una amplia zona de Arauco, que está conectada con la actividad de la firma", indica Miranda.

En la provincia de Arauco, en la Región del Bio-Bio, unos 12 mil trabajadores prestan servicios al holding Celulosa Arauco, desde las áreas industrial, celulosa, transporte y cosecha. “Acá se pueden dar dos situaciones: que se llegue a extremos no deseados por nadie o que realmente nos sentemos a conversar para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores”, advierte.

El movimiento concitó el reciente respaldo de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que dirige Arturo Martínez, y también de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), que encabeza Diego Olivares, un hecho que fue destacado por los representantes sindicales.

 

Comments are closed.