ONG critican sistema de evaluación de impacto en su décimo aniversario

El evento aniversario del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental contó con la participación de la ministra de Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte; el ex jefe del Departamento del SEIA, Pablo Daud; el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alfredo Ovalle; y Sara Larraín de Chile Sustentable. El Mostrador 03 de abril de 2007.


La ministra de Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte, destacó esta mañana el gran aporte que ha significado para nuestro país, el funcionamiento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) que ya cumple diez años de vigencia.

“Gracias al SEIA hemos logrado introducir con éxito la dimensión ambiental en el diseño, ejecución, seguimiento y fiscalización de miles de proyectos o actividades que se han realizado en Chile desde 1997 a la fecha”, afirmó la autoridad durante la ceremonia en que se celebró el décimo aniversario desde la promulgación de este sistema en el país.

A la actividad, realizada en el Centro Cultural Palacio de La Moneda, asistieron también diversas personalidades del quehacer público, académico y empresarial, destacando la presencia, la directora del Programa Chile Sustentable, Sara Larraín, el presidente de la CPC, Alfredo Ovalle, y el consultor ambiental y ex Jefe de la División de Evaluación y Seguimiento Ambiental de Conama, Pablo Daud.

Durante su intervención, la ministra Uriarte sostuvo que uno de los grandes logros del SEIA es que ha actuado como modelo coordinador de las instituciones de la administración pública, “por cuanto considera las opiniones sectoriales y las hace partes de las evaluación para la posterior calificación ambiental. Por eso –afirmó la ministra- el SEIA opera como ventanilla única, vale decir, con su otorgamiento se consideran aprobados todos los permisos ambientales sectoriales”.

Para Uriarte, un aspecto destacable es que desde su implementación, el SEIA ha permitido evaluar cerca de 11 mil proyectos de inversión, por un monto total superior a los 100 mil millones de dólares. De la totalidad de dichos proyectos, casi 7.500 han obtenido una calificación favorable.

“Asimismo, más de 2.500 de estas iniciativas han sido sometidas a actividades de seguimiento y fiscalización por parte de diversos órganos del Estado”.

Duros cuestionamientos

A su turno, ambientalistas de la organización no gubernamental (ONG) Programa Chile Sustentable criticaron este martes la autocomplacencia del sector empresarial y las consultoras, en relación con el funcionamiento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).

“Basar una evaluación en una situación ficticia de un país sin este instrumento de evaluación ambiental es una falacia, pues de ser así Chile ni siquiera podría haber negociado los acuerdos comerciales internacionales, ya que ningún país está dispuesto a competir con naciones que basan su competitividad en la externalización de los costos ambientales”, ha declarado la ONG a propósito de la defensa hecha por empresarios y consultoras, en el panel de discusión, realizado con motivo de esta fecha en el Centro Cultural Palacio de La Moneda, en Santiago.

Al respecto, la ecologista dijo que “a la fecha una evaluación del SEIA evidencia 5 desafíos críticos para la gestión ambiental en Chile, del cual este instrumento por sí solo no puede dar cuenta. El primero es que en Chile existe escasa normativa para asegurar la calidad ambiental. Es decir, la escasez de normas impide asegurar cabalmente el derecho constitucional de vivir en un medio ambiente libre de contaminación. Particularmente necesario es apurar mejorar normativas en el sector minero y los recursos hídricos, donde hay grandes impactos y grandes conflictos, especialmente en la Segunda y Tercera regiones”.

El segundo elemento destacado por Larraín “es que el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) se aplica en un contexto donde existe un déficit de ordenamiento territorial, lo que tensiona este instrumento de gestión, al obligarlo a responder a desafíos para los cuales no está diseñado, tales como los problemas de localización de los proyectos en el territorio o los efectos acumulativos de muchos proyectos en una cuenca”.

En tercer término, la ambientalista dijo que “el enfoque que domina hoy la aplicación del SEIA es meramente mitigatorio de impactos ambientales, pero no los previene, de acuerdo a lo que establece la ley 19.300 de Medio Ambiente. Este enfoque mitigatorio es insuficiente, se empezó a implementar a partir del gobierno de Frei y continúa en la actualidad”.

Finalmente, Sara Larraín planteó que “no fiscalizar las condiciones que imponen el SEIA a los proyectos anula la función de este instrumento. Los niveles deficientes de fiscalización ambiental, actualmente existente, no aseguran que las empresas están mitigando los impactos ambientales de los proyectos, y por lo tanto, tal como en el caso de la planta de Celco en Valdivia, se están causando graves daños ambientales, y la autoridad no aplica la figura de daño ambiental establecida en la ley. Esto también deslegitima frente a la opinión pública la validez de este instrumento”.

Concluyó que “además del análisis cuantitativo que hace la actual administración de la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama) sobre el SEIA se ahonde en una evaluación cualitativa, que permita superar las irregularidades en los procedimientos, las deficiencias de información en los estudios y la falta de fiscalización”.

Los nuevos desafíos de Uriarte

Al concluir el evento, la ministra de Medio Ambiente señaló que dentro de los desafíos y eventuales reformas que el SEIA debiese experimentar en el mediano plazo, están “un nuevo reglamento de sala que homogenice el trabajo que se desarrolla en cada de una de las regiones a través de sus respectivas Comisiones Regionales del Medio Ambiente, Coremas.

“De igual manera, avanzar en la instalación de mecanismos que nos permitan aplicar uniformidad en los criterios de aprobación o rechazo por parte de la autoridad, dando mayor certeza a la resolución de las evaluaciones para todos los sectores. Estos mecanismos, ya identificados y en avance, son las guías y manuales de criterio para titulares y evaluadores, y la correcta aplicación de instructivos que hemos impartido a las Coremas”, puntualizó la ministra.

Por último, la autoridad ambiental sostuvo que “queremos dar un salto cualitativo en relación a los tiempos de tramitación en el SEIA. Para ello, nos hemos comprometido en sacar un reporte en tiempo real publicado en la página web del SEIA, y en el que se pueda ver el listado de proyectos y su etapa de evaluación”, concluyó.

 

Comments are closed.