22 de mayo, Día mundial de la Diversidad Biológica

El cambio climático y sus efectos en la biodiversidad es el tema en 2007. La Fundación Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente de España celebra el Día en compañía de Edward O. Wilson, “el padre de la biodiversidad”, y de Jane Goodall, la gran estudiosa de los chimpancés. Ecoestrategia Madrid, 20/5/2007.


La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 22 de mayo el Día Internacional de la Diversidad Biológica para aumentar la comprensión y la sensibilización de las cuestiones relacionadas con este aspecto vital para la humanidad. En esta ocasión el tema del Día Internacional es "el cambio climático y la diversidad biológica", dicha temática coincide con el hecho de que 2007 es el Año Polar Internacional.

Este año el mensaje de Ahmed Djoghlaf, Secretario ejecutivo del Convenio sobre Diversidad Biológica, es bien claro: “si las amenazas de la pérdida de la diversidad biológica y del cambio climático se abordan al mismo tiempo, las perspectivas de una adaptación exitosa a los desafíos de las próximas décadas serán mucho mejores”.

Por ello, la organización del Día Mundial de la Biodiversidad, invita a todos los gobiernos, instituciones y ONGs del mundo entero a participar en la jornada no sólo a nivel informativo, sino con proyectos que a futuro, solucionen dos de los grandes problemas que afronta la humanidad: el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

Las especies no se adaptan

La variación climática es perfectamente compatible con la supervivencia de los ecosistemas y de sus funciones, de los cuales dependemos para las cosas esenciales de la vida. Aún así, según la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio publicada el año pasado, el cambio climático plantea ahora una de las amenazas principales para la diversidad biológica del planeta y se prevé que en las próximas décadas se convertirá en una fuerza cada vez más importante del cambio.

Hay varias razones por las cuales las plantas y los animales son menos capaces de adaptarse a la actual fase del calentamiento global. Una de esas razones es el rapidísimo ritmo que tiene el cambio: se prevé que durante el próximo siglo, el ascenso de la media de la temperatura global será más rápido que lo experimentado por el planeta al menos en 10.000 años. Numerosas especies simplemente no podrán adaptarse con suficiente rapidez a las nuevas condiciones o desplazarse a regiones más adecuadas para su supervivencia.

Igualmente importante son los enormes cambios que los seres humanos han hecho al paisaje, las cuencas fluviales y los océanos del mundo, bloqueando las opciones de supervivencia previamente disponibles para especies que ya estaban bajo la presión de un clima cambiante. Asimismo hay otros factores inducidos por el hombre. La contaminación proveniente de los nutrientes, como el nitrógeno, la introducción de especies exóticas invasoras y la captura excesiva de animales silvestres, mediante la caza o la pesca, pueden reducir la resistencia de los ecosistemas y, por lo tanto, la probabilidad de su natural adaptación al cambio climático.

El cambio climático y su amenaza

Hay evidencia de que el cambio climático afecta ya y continuará afectando la diversidad biológica. Las consecuencias del cambio climático en el componente de las especies son: cambios en la distribución, aumento de las tasas de extinción, cambios en los tiempos de reproducción, y cambios en la duración de la estación de crecimiento de las plantas.

Algunas especies que ya se ven amenazadas son particularmente vulnerables a los impactos del cambio climático. Por ejemplo, las ranas dependen del agua para reproducirse, cualquier reducción o cambio en las precipitaciones podría disminuir la reproducción. Por otra parte, el aumento de la temperatura está estrechamente relacionado con el brote de una enfermedad fúngica que contribuye a disminuir las poblaciones anfibias, especialmente las ranas de América Latina.

Por su parte, los manglares de Asia son algunas de las áreas restantes más grandes donde vive el tigre. El proyectado ascenso del nivel del mar podría causar la desaparición del hábitat de ese animal, amenazando la supervivencia de la especie.

Asimismo, en África, las presiones creadas por períodos secos más largos y por espacios para vivir más reducidos, hacen del elefante un animal altamente vulnerable al cambio climático. Igual sucede en la Gran Barrera de Coral de Australia que podía perder hasta 95% de su coral vivo para 2050, debido a los cambios químicos y de temperatura del océano.

España con dos estudiosos de la biodiversidad

La Fundación Biodiversidad del Ministerio del Medio Ambiente, se suma cada 22 de mayo a la celebración anual del Día Mundial de la Biodiversidad, fecha señalada por Naciones Unidas para promover la concienciación y el reconocimiento social de la biodiversidad como fuente de bienes y servicios ecológicos imprescindibles para el bienestar de la humanidad.

Este año, la Fundación Biodiversidad quiere dedicar este día a reconocer públicamente la importancia del trabajo y del compromiso personal de todos aquellos profesionales que desde la sociedad civil, las administraciones públicas y el sector privado dedican su capacidad, ilusión y esfuerzo a la conservación y uso sostenible del patrimonio natural y de la biodiversidad.

Edward O. Wilson, mediante videoconferencia, y Jane Goodall en persona participarán de este reconocimiento en una jornada dedicada a reflexionar sobre los retos que afrontamos en la conservación y uso sostenible de la biodiversidad y sobre los motivos que nos empujan a seguir trabajando para mejorar las condiciones de vida en la Tierra.

Jane Goodall ha investigado desde 1960 la población de chimpancé en el Lago Tanganica en África, y su trabajo ha cambiado y enriquecido el campo de la primatología. Por su parte Edward O. Wilson, reconocido entomólogo y biólogo norteamericano, es considerado como el primer investigador que introdujo el término biodiversidad en la literatura científica.

 

 

 

 

Comments are closed.