Alerta por posible quiebra de GasAtacama ¿Tendrá efecto dominó en el SIC?

Generadoras observan de cerca la situación. El ex ministro de Economía y Energía, Jorge Rodríguez Grossi, puso paños fríos a la situación al señalar que la sobreinstalación del SING no supondría racionamiento eléctrico. El Diario 28 de mayo de 2007.


Jéssica Esturillo.

Tres semanas. Esa sería la fecha fatal para que GasAtacama deje de operar, luego que sus controladores, Endesa y la estadounidense CMS Energy, optaron por no inyectarle más recursos para absorber la pérdida que supone usar diesel en reemplazo del gas natural argentino.

Pero no sólo esta firma estaría preocupada, ya que el resto de los actores del Sistema Interconectado Central (SIC) –generadoras y clientes libres- han manifestado alerta, ya sea en forma pública o privada, por el eventual “efecto dominó” que provocaría la salida de GasAtacama.

“Un eventual problema de Atacama, implicaría un problema en cascada para todos los demás. Este no es un problema sólo de Atacama, sino que estamos al frente conteniendo este gran dique que, en caso de colapsar, pasará por encima de todos, porque no se puede racionar a las ciudades y eso significará quitarle energía a las mineras”, dijo Araneda.

Pese que para muchos este argumento no es más que una forma para traspasar a las mineras o al gobierno la responsabilidad por no prever que Argentina pudiera cortar sus exportaciones de gas, Edelnor (Codelco y Suez Energy Andino) fue una de las que reaccionó y pidió a la SVS que GasAtacama aclare o desmienta su situación de insolvencia, punto que adquiere especial importancia tanto para ellos como para Electroandina, pues le venden energía.

Ambas firmas han reconocido que el negocio de producir electricidad en el norte ha decaído paulatinamente en comparación con el comienzo de la década, en virtud de los recortes del gas trasandino.

¿Racionamiento?
La crítica situación que Rudolf Araneda declara para GasAtacama toma a pocos por sorpresa. Según analistas era una situación que comenzó a vislumbrarse en 2004 cuando comenzó a cerrarse las válvulas de los gasoductos, incluso la propia Endesa España que posee el 50% de la propiedad de la eléctrica, lo advirtió en el Informe de Auditoría de 2006.

“Ante las crecientes dificultades para importar gas natural de países limítrofes a precios competitivos, GasAtacama se ha visto en la necesidad de generar electricidad utilizando combustibles alternativos. Los nuevos escenarios de aprovisionamiento podrían condicionar la viabilidad futura de la entidad debido, tanto a rupturas en la cadena de suministro de gas, como a la imposibilidad de trasladar los sobrecostes al cliente final”, reza el documento.

El SIC tiene una capacidad instalada de 3000 MW y una demanda que promedia la mitad de esa cifra, por lo que se estima que el SING no correría peligro de racionamiento en caso de un salida de GasAtacama, una posición distinta a la manifestada por Araneda.

Uno de ellos es el ex ministro de Economía y Energía, Jorge Rodríguez Grossi, quien indicó que bajo determinadas condiciones sería posible que el sistema resista sin necesidad de recurrir al racionamiento.

En este escenario el ejecutivo de GasAtacama lanzó la solución para evitar la debacle del SING: que las mineras cubran la pérdida que les genera el atender al 100% de los clientes residenciales del sistema y que representan el 45% de su producción y a quienes por legislación no se les ha traspasado estos mayores costos, lo que a los ritmos actuales de sustitución les supone pérdidas por US$ 120 a US$ 130 millones por año, pese a haber renegociado el 90% de sus contratos con usuarios libres, fundamentalmente mineras.

“Confiamos en que habrá una solución porque los costos de las mineras pueden aumentar al doble respecto de los actuales US$ 60 a
US$ 70 por MWh, pero el costo de no disponer de energía se eleva a US$ 3.000 por MWh, lo que es 20 veces mayor. Por eso es evidente que está en el interés de todas las partes llegar a una solución”, aseguró el ejecutivo, aunque al interior de las mineras desestiman esta opción.

El gobierno se ha mantenido al margen y sólo la ministra de Minería, Karen Poniachik, indicó que las decisiones se deben tomar en forma preactiva y en conjunto … no basta que cada uno ponga una turbina de respaldo en su propio jardín. Durante el año hemos insistido en que las mineras deben tomar decisiones en conjunto, porque al final del día el cobre menos competitivo es el que no se produce”.

Por otra parte, lo que se estaría analizando como una opción ante la quiebra de la generadora sería modificar la Ley de Quiebras para permitir que ésta siga operando pese a la insolvencia.

 

 
 

Comments are closed.