Industriales critican ausencia del tema gas en discurso de Bachelet, en medio de cortes

Sector esperaba que mensaje clarificara situación de crisis del sector. Falta de un diagnóstico claro respecto del nivel que alcanza el problema energético en el sector industrial, son algunas de las críticas que el sector realiza al mensaje de la mandataria. El Diario 23 de mayo de 2007.


N. Saavedra / J.Esturillo
 
“Lamentable”. Así calificó el presidente de la Asociación de Industriales de la Región Metropolitana (Feasin), Héctor Castillo, que en su discurso del 21 de mayo la Presidenta de la República no haya dado un mensaje claro y concreto al sector acerca de los pasos que implementará para solucionar la crisis generada por el cada vez más escaso abastecimiento de gas natural argentino.

La desazón del sector se agudizó al considerar que el fin de semana y el lunes pasado, los clientes industriales de Metrogas -que surte a la Región Metropolitana- no recibieron gas, y como informó la Comisión Nacional de Energía (CNE) esos días sólo llegaron a la capital 1,5 millones de metros cúbicos diarios (m3/d) del hidrocarburo -a través del gasoducto GasAndes-, que sólo cubren la demanda de los usuarios residenciales y comerciales. Lo que es peor, en el organismo esperan que el resto de la semana la situación no mejore significativamente.

En este escenario, Castillo dijo que durante su mandato Bachelet ha estado “comprometida con el sector ambientalista”, por lo que ha estado amarrada para discutir las alternativas para diversificar la matriz energética. “Cuando en la campaña la presidenta se comprometió con los ambientalistas a no discutir el tema de energía nuclear, no midió el impacto de ese amarre y hoy está entrampada en ese compromiso”, indicó Castillo.

El vicepresidente de Feasin, Mario Henríquez, señaló que la pyme industrial extrañó en la alocución de la Mandataria más énfasis en torno a las acciones que el gobierno desplegará para paliar la crisis, lo que -a su juicio- reafirma la sensación de que no están consideradas en la agenda.

Señales como ésta detonan el escepticismo de los industriales respecto de la evaluación que el gobierno tiene del impacto que tendría sobre la actividad económica la ausencia total de gas natural trasandino. Esa es la opinión del presidente de la Corporación de Industriales de Maipú y Cerrillos, Fernando Brito, quien señaló que la sensación es que el Ejecutivo no ha hecho un diagnóstico real de lo crítica que es la situación de recortes de gas y, por ende, tampoco hay total claridad de las medidas que tomará para solucionar el problema a largo plazo.

“El mensaje fue débil para algo frente a lo que se necesita tomar una decisión país, ha habido un uso político del tema y no se ha revisado el problema desde el punto de vista técnico”, dijo.

El consultor de Synex y ex secretario ejecutivo de la CNE, Sebastián Bernstein, se sumó al grupo que extrañó que la Presidenta no tocara a fondo el tema del gas. Aunque no descalificó a la autoridad, pues entendió que la actual no era precisamente “la mejor oportunidad política” para hablar del problema, hubiese sido bueno analizar la situación un poco más y repasar lo que se está haciendo, dijo.

“Sé que se están haciendo cosas, pero no se habla de ellas con claridad. (Bachelet). No detalló cómo se está abordando y enfrentando este tema que preocupa a la gente, remitiendo el capítulo sólo a anuncios de futuro, sin repasar el tema de fondo”, dijo.

Si en la Región Metropolitana el abastecimiento de gas no es auspicioso, en el norte el escenario no es más alentador, al menos para la generadora GasAtacama.

“El suministro ha estado en torno a cero en lo que va corrido de mayo, siendo el nivel histórico más bajo que registramos. Estamos un cuarto e incluso un quinto, por debajo de los niveles del año pasado”, señaló el gerente general de la eléctrica, Rudolph Araneda.

Explicó que el poco gas que reciben les permite operar con este combustible durante uno o dos días por semana y una de las cuatro turbinas que poseen. Para ello, almacenan el flujo que reciben hasta completar los 900 mil millones de m3 que diariamente se necesitan para hacer funcionar cada una de estas unidades, mientras que las tres restantes trabajan con diesel, lo que supone una pérdida que va entre US$ 300 mil y US$ 500 mil diarios.

 

Comments are closed.