Industriales en alerta por las fuertes alzas en costo de la energía

Algunas empresas han parado su producción. En mayo se habrían registrado valores peak entre US$ 160 a US$ 190 el MWh. Clientes libres del país analizan agruparse. El Diario 22 de abril de 2007.


Los sucesivos recortes de gas que se han intensificado en el mes de mayo, no sólo han hecho temer la posibilidad de un corte para el suministro residencial del hidrocarburo, sino que además han derivado en un alza significativa del costo de producir energía, afectando a las grandes industrias consumidoras de electricidad.

Según fuentes del sector eléctrico, este mes y dependiendo de la intensidad de los cortes, el costo marginal de producir energía ha oscilado entre los US$ 160 MWh y los US$ 190 MWh, afectando de manera relevante a los clientes libres, es decir, industrias que demandan más de 2 MW/h y que negocian en forma directa sus contratos con las generadoras eléctricas.

Para medir la diferencia, explicó un experto, sólo en abril los costos marginales se movieron en torno a los US$ 115 el MW/h. El alza, agregó un cliente libre, es mayor que los peak de US$ 160 vistos en mayo de 2006, lo que muestra el deterioro de las condiciones energéticas. “El año pasado a esta fecha ya había llovido un poco más, no como ahora que mientras no llueva no hay forma de ver caer los precios y el gas llega cada vez menos al país”, dijo un ejecutivo.

Ante este escenario, la Asociación de Industriales de VIII Región prepara reuniones con la Asociación de Clientes No Regulados la próxima semana. ¿El objetivo? Aunar fuerzas y ampliar el ámbito de influencia de los clientes libres para negociar con las generadoras y a la vez acercarse a las autoridades a exponer el problema, considerando que a su juicio este año las lluvias no salvarán la situación como ocurrió el año pasado. “Este parece ser un año de hidrología baja”, dijo un gran consumidor.

Efectos Los altos costos ya comenzaron a mostrar su impacto, en especial en el sur de Chile. Empresas como Papelera Concepción, por ejemplo, detuvo hace 40 días la producción de papel por los altos costos de energía. La empresa produce 45 mil toneladas anuales con una demanda de 20 MW hora. La compañía respaldó su producción hace tres años, con una caldera que aprovecha los subproductos forestales y genera 11 MW hora.

Sin embargo, para la empresa es hoy más rentable inyectar esa energía al SIC que consumir los 9 MWh restantes para producir. “Muchas empresas están tratando de renegociar nuevas tarifas o condiciones más flexibles con las generadoras. Otros buscan ahorros o ven como acomodar las cargas para reducir el consumo”, dijo un cliente libre. En el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) la situación no es mejor. Las mineras -que representan más del 90% del consumo de la zona- también enfrentan fuertes alzas en sus costos energéticos “pero en este caso es más caro no producir”, dijo un ejecutivo.

Centrales del norte

El fin de semana la situación de suministro de gas había mostrado un poco más de holgura para los hogares, pero las centrales seguían despachando energía producida con diesel. La Comisión Nacional de Energía (CNE) dijo que el Sistema Interconectado Central (SIC) operaba centrales hidroeléctricas, a carbón y a diesel, y que el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING) funcionaba también con diesel, ambos sin contratiempos.

Sin embargo, las generadoras eléctricas de la zona norte Edelnor y ElectroAndina, reportaron a la Superintendencia de Valores y Seguros que debido a la necesidad de generar electricidad en base a petróleo-diesel, sus costos se han elevado rebajándose sus márgenes de ganancias, lo que impactará en sus resultados.

Comments are closed.