La “cruzada verde” se apodera de la banca

El presidente de ABN Amro, Víctor Toledo sostiene que la sustentabilidad de los proyectos, pasa a ser fundamental ya que un proyecto que está sujeto a tener problemas por contaminación o porque no es sustentable, es un mal activo. El Diario 11 de mayo de 2007.


Francisca Garrido P.

El calentamiento global, el cuidado del medioambiente y la responsabilidad social empresarial son temas que durante esta década han tomado cada día una mayor preponderancia en la agenda nacional y global.

Y la banca no se ha quedado ajena a esta preocupación mundial. De hecho, mediante la firma en 2003 del acuerdo “Los Principios del Ecuador”, la banca se comprometió por primera vez a darle un espacio a la evaluación de los riesgos medioambientales en el proceso de autorización del financiamiento de proyectos de minería, forestación, industria metalúrgica, agricultura, energía, gas y plantas hidroeléctricas, entre otros.

Así lo cuenta el presidente del banco ABN AMRO Chile -entidad fundadora de Los Principios del Ecuador a nivel mundial-, Víctor Toledo. “Éste es, a mi juicio, el cambio más importante y profundo ocurrido en esta industria en los últimos 25 años. Este tema vino a quedarse y cambiará la forma de hacer negocios globalmente”, acota.

“En febrero de este año un grupo de científicos en París determinó, por primera vez, que existe evidencia de calentamiento global producido por la mano del hombre. Esto, ha venido cambiando las empresas y al gobierno. Entonces, se ha involucrado a través de mirar los proyectos a financiar, pasándolos por un cedazo que asegure que estos proyectos cumplen con criterios de sustentabilidad”, agrega.

A estas alturas, los bancos suscriptores de estos principios –10 en un inicio- ya suman 51.

– ¿Por qué surge esta inquietud en ABN AMRO?

– Somos uno de los fundadores de los Principios del Ecuador. Esto tiene que ver con un trasfondo político, que es el Protocolo de Kyoto, donde los gobiernos se comprometen a disminuir y reducir las emisiones de CO2. Ahora, los bancos y el sistema financiero en el mundo están haciendo esto porque afecta el core (núcleo) del negocio. Si un banco financia proyectos que tienen un impacto ambiental negativo, el valor de los activos, ciertamente se verá afectado.

– Entonces, tiene un trasfondo lucrativo…

– Por supuesto. Al final, esto tiene un propósito positivo, pero también tiene que ver con el core del negocio. Un activo o un proyecto que está sujeto a tener problemas por contaminación, o porque no es sustentable, es un mal activo y, si el crédito no es un buen crédito, aumentará su riesgo y el balance del banco será más castigado. El activo podría llegar a ser incobrable.

Los alcances

– ¿Cómo opera la evaluación de un proyecto sustentable?

– Con gente experta que hace un advice (consejo) de si un proyecto es financiable y si cumple con los criterios de sustentabilidad.

– ¿Y se han rechazado proyectos?

– Sí, se han rechazado proyectos. Tengo una estadística a nivel mundial, que dice que al año 2005 de 1.300 proyectos se declinó participar en 72, es decir, un 5% aproximadamente a nivel mundial.

– ¿Y cómo enfrentan el hecho de que se les escapen proyectos?

– Convengamos algo, los bancos quieren hacer negocios y nuestro rol es que éstos se concreten bajo los criterios de sustentabilidad.

– ¿Entonces, hasta dónde tienen que cumplir con estos criterios?

– Hay una restricción política del banco. Por ejemplo, si estamos hablando de proyectos que incorporan talar un bosque nativo, serán más difíciles de financiar que los que no tienen impacto medioambiental. Ahora, el sistema financiero ha ido desarrollando productos para producir compensaciones. Las empresas que ahorran en emisiones de CO2 pueden emitir bonos de carbono y pueden venderlos en el mercado financiero. Y éstos pudeen ser comprados por empresas que tienen un exceso de emisiones de tal manera de poder compensar.

A la espera de la venta de ABN AMRO

Actualmente, el holandés ABN AMRO enfrenta un complejo proceso de venta, pues existen dos ofertas en pugna para quedarse con el banco. Por un lado, la entidad inglesa Barclays Capital se mantenía en negociaciones exclusivas, mientras que el consorcio de bancos formado por Royal Bank of Scotland, Fortis y Santander Central Hispano también realizó una oferta.

Desde Chile, se mira con cautela las negociaciones. “Convengamos, primero, en que este es un proceso en el cual no sabemos cuál va a ser el final. Hoy son los accionistas de ABN AMRO y su junta directiva los que deberán decidir entre las ofertas existentes. Creo que hay dos elementos en la evaluación que ellos harán: una es el precio y la otra es el destino del banco”, afirma Toledo.
El ejecutivo agrega que “me ha tocado estar en otras fusiones a lo largo de mi carrera profesional, y he aprendido que estas negociaciones no son cortas y que uno se encuentra con sorpresas en cada minuto. El resultado se conoce cuando se termina la negociación”.

Respecto de cómo se vive desde ABN AMRO Chile la situación, explica que “hay interés en mirar este proceso y ver cómo avanza. Pero también entendemos que somos espectadores y que nuestra tarea sigue siendo la misma: mantener el banco, hacerlo crecer y tener el mejor servicio y relación con nuestros clientes. Veo, además, que la gente del banco tiene expectativas positivas de lo que va a pasar, porque vamos a quedar en una posición más grande y más fuerte financieramente, con cualquiera de las dos opciones”.

Comments are closed.