Parte debate por cambio en uso del suelo agrícola metropolitano

“Por supuesto que vamos a estar alerta. Si se va a hacer un cambio de uso de suelos, hay que compensar muy bien esta modificación”, afirmó el presidente de Fedefruta, Rodrigo Echeverría. El Diario 09 de mayo de 2007.


Fernando González M.

Cinco estudios encargó la Secretaría Metropolitana de la Vivienda para la elaboración de un nuevo Plano Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS), mapa que regula entre otras materias el uso del territorio y el marco estructural para el desarrollo de la ciudad.

La discusión promete ser intensa, porque son varias las comunas que ya han pedido el cambio en el uso de los suelos desde rural a urbano, afectando terrenos que hoy están calificados como agrícolas.

La presión por contar con más espacios para el desarrollo inmobiliario, así como la necesidad gubernamental de construir un mayor número de viviendas sociales ha puesto en la mira zonas aledañas al actual perímetro urbano.

La Seremi de Vivienda encargó un estudio específico para reestudiar los límites urbanos actuales, lo que permitirá decidir potenciales cambios en el uso de suelos en las comunas del eje periurbano, que involucra a Quilicura, Pudahuel, Maipú, Calera de Tango, San Bernardo, Cerrillos, Puente Alto y todas las comunas del pie andino, afirmó el profesional de esa repartición, Javier Wood.

Principales zonas

El director del departamento de suelos de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile, Manuel Casanova, cree que debe velarse porque las zonas con mejor calidad agrícola mantengan la categoría rural. “Batuco y Lampa son sectores más depresivos, más salinos, con pocas opciones de cultivo, por lo que tienen mayor potencial para el uso urbano”, aseguró.

El académico de la Facultad de Agronomía de la Universidad Católica, Gustavo Rojas, tiene una visión distinta. Reconoce la importancia del suelo agrícola, pero estimó que es más gravitante la falta de suelo para la construcción habitacional, lo que podría aprovecharse con un cambio de criterio en el uso del territorio. “Si falta suelo, encarecemos la vivienda social”, opinó.

A su juicio, la agricultura debe establecerse en comunas más alejadas de los centros urbanos como en las provincias de Talagante y Melipilla, mientras que aquellas zonas donde la agricultura convive con el crecimiento de la ciudad deben orientarse a un uso urbano.

Un acalorado debate es el que se prevé, por ejemplo, en La Pintana, donde se encuentra un predio de cerca de 400 hectáreas perteneciente a la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile, además de otros terrenos de uso agrícola. Casanova aboga por mantener esta zona con esa categorización y si bien en el Ministerio de Vivienda reconocen que la comuna tiene terrenos con excelentes propiedades para el uso agrícola, también sostienen que algunos otros problemas dificultan esta utilización.

La situación se repite comuna por comuna mientras la discusión recién comienza. Javier Word afirmó que durante todo este año se dedicarán a presentar una propuesta respecto de los límites urbanos y durante 2008 debería zanjarse el tema.

 

Comments are closed.