Buscan soluciones a la falta de agua

Regantes del norte coinciden en que se necesitan más embalses, mayor tecnificación, más control en el uso del agua y estudiar los acuíferos, entre otros temas. Revista del Campo 04 de junio de 2007.


CARMEN DEL VILLAR

Que en el norte falte agua no es novedad. Pero el futuro se ve cada vez más crítico y este año el color es bastante oscuro. La ausencia de lluvias se suma a problemas ya conocidos, como la creciente demanda por el aumento de la población, el mayor desarrollo agrícola y la competencia creciente con las mineras. Por eso, el gran tema del III Encuentro de Regantes, realizado en Salamanca con la participación de cerca de 200 asistentes de comunidades de regantes desde Arica hasta Valparaíso y de la Comisión Nacional de Riego, fue la búsqueda de alternativas que permitan hacer frente no sólo a la eventual sequía, sino a un futuro incierto.

Los regantes sostienen que se requieren más embalses, aumentar la tecnificación, estudiar los acuíferos subterráneos, y ser más estrictos en el control de la extracción y del uso.

"Para ser potencia alimentaria debemos aumentar la superficie regada y la eficiencia en el manejo del recurso agua. Esa es una prioridad, más que la disputa por el recurso", dice la subsecretaria de Agricultura, Cecilia Leiva.

Autoridad y privados trabajan en mejorar la eficiencia construyendo y reparando obras hidráulicas que controlen el sistema de torrentes, mejorando la eficiencia a través de canalizaciones, lo que disminuye las pérdidas por evaporación.

También se investiga un método de desalinización con bajo gasto energético, además de la posibilidad de construir un ducto submarino que recoja las aguas en las desembocaduras de los ríos y las lleve a los lugares con déficit.

Asimismo, se está incentivando la reconversión a cultivos como los olivos, que, utilizando la misma cantidad de agua, sean más rentables.

Uno de los problemas que enfrentan es la extracción ilegal del recurso hídrico, lo que genera una nueva presión sobre los acuíferos. Para terminar con esa situación se trabaja en la creación de una Superintendencia de Aguas. Además, en Arica y Tarapacá la DGA está exigiendo un sistema de control de extracción satelital a las empresas mineras, sanitarias y ferrocarril.

Por otro lado, la DGA avanza en una mayor regulación del mercado de los derechos de aprovechamiento de agua y busca fórmulas para controlar las extracciones, ya que sin este tipo de mecanismos, la sobreexplotación no sólo aparece, sino que puede crecer en forma incontrolable hasta terminar definitivamente con el ya escaso recurso. n

ANUNCIAN MEDIDAS

Entre los regantes, uno de los temas que los preocupan es el eventual fin de la ley que otorga subsidios por concretar obras de riego y drenaje. En tanto, hoy ingresaría al Parlamento un proyecto de los ministerios de Agricultura y de Obras Públicas para prorrogar por dos años el artículo 122 del inciso 7° del Código de Aguas, que permitiría que se postule a la ley de riego para financiar obras de este tipo, sin que se tenga los derechos de agua inscritos en el momento de recibir los beneficios.

Respecto de la eventual sequía, el ministro Álvaro Rojas indica que se constituyó una mesa de trabajo que está planificando medidas para enfrentarla de ser necesario. 

 

Comments are closed.