Calentamiento global en la reunión G8:Japón busca liderar en el tema climático

La mano nipona introduce una nueva melodía en un difícil proceso de acuerdos.Los nuevos en la reunión de G8 son el Presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y el Primer Ministro japonés, Shinzo Abe. El Mercurio 07 de junio de 2007.


Abe sabe que su país presidirá el G8 el próximo año y está decidido a hacer del cambio climático una prioridad.Se mueve con pulcritud asiática ante los fuertes conflictos que desata la posición del Presidente Bush, quien rehúye precisar cuotas de reducción de emisiones de gases invernadero.

Abe propone fijar objetivos a largo plazo lo suficientemente ambiguos como para que cada país los interprete a su medida.

Ablandar la mano

El director general para asuntos globales del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón, Koji Tsuruoka, dijo: "Con mostrar voluntad política basta".

"Fijar objetivos y compromisos concretos, de entrada, asusta", agregó Tsuruoka.

Sin embargo, el propio Primer Ministro Shinzo Abe había lanzado el pasado 24 de mayo un documento, "Tierra Fría 50", que invita a reducir a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero de aquí al año 2050.

Esas cifras resuenan con la idea alemana. La canciller Angela Merkel propondrá hoy jueves acordar limitar el incremento de la temperatura global. No se pasará de un alza de 2 grados. Y, de aquí al 2050, los países deberán emitir la mitad de los gases invernadero que emitían en 1990.

Japón es de idea parecida, pero, como resulta muy costoso nivelar con base a 1990, propone que el nivel se establezca con las emisiones en 2006 como piso.

Interrogado Koji Tsuruoka sobre la función que debería tener la ONU, declaró: "Su protagonismo se sobreentiende". Y agregó: "Ésta es la primera cumbre del G8 en la que el cambio climático ocupa un lugar destacado y con toda seguridad no será la última. Esto es un proceso".

El ofertón Bush

Evitando comprometer a su país a cuotas, George W. Bush demostró ayer que no llegará a acuerdos claros en la G8.

"El coloquio fue muy fructífero, nos encontramos de acuerdo en varios puntos, pero en otros todavía hay que trabajar", dijo la canciller Angela Merkel luego de reunirse ayer con Bush.

Ya sabía que EE.UU. no aceptará fijar cifras de reducción, como propone Alemania.

El Presidente de EE.UU. quiere que se reúnan los 15 países que más gases invernadero emiten, incluidos Brasil, México, Sudáfrica, Australia y los del G8. "Mientras no hayamos logrado un consenso entre todos, no habrá un objetivo colectivo. Pero eso llegará", dijo Jim Connaughton, responsable estadounidense del medio ambiente.

El nuevo Presidente de Francia tiene una posición tajante: "Mejor que no haya acuerdo a un mal acuerdo". Nicolas Sarkozy desea que haya "compromisos en cifras sobre las emisiones de CO2", e insistió en la necesidad de "mantenerse en el marco de la ONU".

Dramatizó el inicio de las negociaciones la Organización Meteorológica Mundial, dependiente de la ONU, que exhortó a los países del G8 a mejorar las capacidades de adaptación de África al calentamiento global. Es el continente más amenazado por el fenómeno.

 

Comments are closed.