Desastre ambiental en el río Mataquito

En relación con el nuevo desastre ambiental ocurrido en el río Mataquito, Región del Maule, ocasionado por las descargas de residuos líquidos de la planta Lincacel, de Celco, en dicho curso fluvial que ha causando la muerte de cientos de especies, Fundación Terram considera:

En relación con el nuevo desastre ambiental ocurrido en el río Mataquito, Región del Maule, ocasionado por las descargas de residuos líquidos de la planta Lincacel, de Celco, en dicho curso fluvial que ha causando la muerte de cientos de especies, Fundación Terram considera:


1.- Lamentamos profundamente lo ocurrido y manifestamos nuestra preocupación por la gravedad de este nuevo desastre ambiental. Consideramos que esta situación constituye la expresión de un fenómeno generalizado, en nuestro país, donde las carencias de la actual institucionalidad ambiental, permiten que hechos como estos sucedan.

2.- Los niveles de fiscalización por parte de los organismos estatales con competencia ambiental, claramente, son insuficientes a la hora de fiscalizar adecuadamente. Así también, las multas y sanciones a las que se exponen las empresas infractoras, no están acorde con una real protección a nuestros ecosistemas. La existencia de ductos y piletas clandestinas, es una prueba de lo anterior.

3.- En este caso, como en la mayoría de los problemas ambientales, estamos frente a un problema de gestión del territorio, en tanto la localización de plantas de celulosa altamente contaminantes y con bajos estándares de seguridad, no pueden seguir arrojando sus residuos a ecosistemas que dan soporte a otras actividades, como la pesca o el turismo.

4.- Esperamos, que esta vez sí se aprenda del daño causado, siendo justos en las compensaciones sociales y ambientales que deberá pagar la empresa, sobre todo con el plan de reparación del daño al ecosistema y también, que las autoridades se anticipen a los hechos consumados, por ejemplo, con un adecuado plan de fiscalización y monitoreo a lo que está ocurriendo en Itata.

5.- No obstante lo anterior, la responsabilidad de empresa CELCO es insoslayable, y demuestra con este nuevo episodio contaminante emanado de sus plantas, que tiene como práctica habitual "el incumplimiento de la legislación ambiental". Por ello, creemos que resulta evidente la necesidad de implementar acciones ejemplificadoras, no sólo con la planta, sino con toda la empresa en su conjunto. Hoy día están en entredicho todas las operaciones de Celulosa Arauco y Constitución, así como las prácticas habituales del grupo Angelini.

Santiago, 13 de junio de 2007.

Comments are closed.