Por qué Colbún retiró su Estudio de Impacto Ambiental de la central San Pedro

La montaña de observaciones desde los servicios públicos obligó a la firma a desistir de su estudio para el proyecto hidroeléctrico en Panguipulli. Pero anunció que presentará uno nuevo en tres semanas. “Una burla al sistema”, según el diputado PS Alfonso de Urresti. Sector turismo, en tanto, busca apoyos para evitar construcción de central. La Nación 18 de junio de 2007.


José Miguel Jaque

En Panguipulli se huele la desconfianza. La satisfacción porque Colbún retiró el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto de la Central Hidroeléctrica San Pedro para hacerse cargo de las observaciones de los servicios públicos y municipios, es efímera. La eléctrica ya anunció que en un plazo de tres semanas lo volverá a presentar.

“Me parece poco serio que en tres semanas hagan un nuevo estudio, pero es bueno que la empresa se dé cuenta que su proyecto no iba a ser aprobado”, comenta Alejandro Kohler, alcalde de Panguipulli y uno de los principales opositores a la instalación de la central. La eléctrica del grupo Matte se adelantó a ese desenlace y extraoficialmente señaló que todos los estudios complementarios que se le están pidiendo están hechos, pero no fueron presentados porque consideró que no era necesario.

“Es una burla al sistema que en tres semanas presente estos estudios adicionales”, advierte el diputado PS Alfonso de Urresti. “Presentaremos las acciones legales que correspondan para denunciar esa burla. Esto es una presunción de mala fe y aunque se le hagan mejoras al proyecto, la desconfianza en la comunidad ya está instalada. Esto demuestra que el sistema de evaluación de impacto ambiental debe ser corregido”. Pedro Cardyn, del Frente Ambientalista Mongen Mapu, va por la misma línea. “¿Qué seriedad demuestra una empresa que presenta un estudio de impacto ambiental y lo retira antes de ser evaluado? ¿Tenían plan B? Y si retiran el segundo estudio, ¿van a presentar uno nuevo?”.

En menos de un mes, Colbún se convirtió en la segunda empresa que solicita más plazo a una Corema para responder a los cuestionamientos de los servicios públicos por presentar un proyecto deficiente o incompleto. El 23 de mayo, la Corema de Antofagasta accedió a una petición de Minera Escondida de suspender el análisis del EIA del proyecto de extracción de agua Pampa Colorada por el mismo motivo. La eléctrica, además, lo hizo antes de que terminara la fecha límite de participación ciudadana -donde la comunidad presenta sus propios observaciones- que vencía el 29 de junio. No es menor, pues el rechazo ciudadano a la central San Pedro era tan fuerte que de las siete ocasiones en que la empresa intentó mostrar su proyecto a la comunidad, en seis fue expulsada. Sólo pudo hacerlo en Riñihue donde no fueron invitados ambientalistas ni oposición.

Lo que suceda con este EIA tiene en alerta a la comunidad de Panguipulli, pues se trata del primer proyecto de una central hidroeléctrica que entra al SEIA y detrás de él vienen unos más (ver infografía).

Conflicto de intereses

Uno de los organismos que emitió un informe con observaciones al proyecto de Colbún fue el Servicio Nacional de Turismo. “Nosotros rechazamos el Estudio de Impacto Ambiental porque está mal concebido. Ese proyecto tiene una serie de problemas tal cual como está”, cometa Oscar Santelices, director de ese servicio. El interés de la eléctrica por construir una central en el río San Pedro choca con el decreto que denomina a Panguipulli zona de interés turístico (ZOIT), lo que significa que la vocación de esa comuna es el turismo con un gran potencial de crecimiento. “La instalación de estas plantas hidroeléctricas ponen en jaque esta actividad que es el eje del desarrollo de esa zona”, explica Rudy Haro, gerente del territorio del Programa Chilemprende. Haro agrega que el presupuesto del este año para proyectos de fomento del turismo fue de 2.008 millones de pesos y que durante el 2006 y este año se han implementado 137 iniciativas turísticas.

Hay más. La estimación de ingresos totales de la última temporada estival se acercó a los 8 mil millones de pesos gracias al turismo. En la comuna existe una capacidad instalada de pequeños y medianos empresarios de alto impacto: hay cerca mil 100 empresas dedicadas al rubro, entre formales y emprendedoras. “Colbún tiene que hacer un estudio econométrico que diga que si su proyecto es más rentable que lo que estamos desarrollando hoy día. Y ese estudio no está”, comenta Pedro Burgos, director de turismo del municipio.

Para proteger el desarrollo de la zona, Alejandro Kohler aprovechará la visita de Oscar Santelices a Valdivia el 28 de este mes para reunirlo con operadores turísticos y asociaciones deportivas. “Queremos que en torno de la declaración de ZOIT se incorpore al río San Pedro como de uso turístico y deportivo, y que sea incompatible con uno distinto”.

El EIA de la empresa no dedicaba ni un párrafo de compensaciones o mitigaciones para este tema. De seguro lo hará en su próximo intento, pues esta semana hubo un antecedente a considerar: Celulosa Arauco pagó 614 millones de pesos a un grupo de operadores turísticos del río Cruces, que se habían querellado por el daño ambiental ocasionado en el santuario de la naturaleza Carlos Anwandter en 2004.

En tres semanas

Colbún va a tener que responder cerca de 125 observaciones sólo de Dirección General de Aguas. La principal es que la empresa reduce el impacto del proyecto sólo los 12 kilómetros del río San Pedro y no toma en consideración el resguardo de toda la cuenca Lacar-Valdivia.

Por su parte, el Servicio Nacional de Geología y Minería consideró que faltaban estudios geológicos. “No se mencionaba nada sobre el riesgo sísmico. Ése es un tema prioritario porque nuestra zona es una zona telúrica”, comenta Alejandro Kohler. El punto 7.3.3 Riegos Sísmicos del EIA, señala que los estudios que realizó la empresa desconocen eventos intraplaca importantes en la zona del proyecto y que la tendencia en que los movimientos sísmicos se localicen en la costa, lo que fue rebatido por el Servicio Sismológico dependiente de la Universidad de Chile.

El gerente de Asuntos Corporativos de Colbún SA., Carlos Urenda, sólo respondió que la empresa retiró el EIA “con el fin de hacernos cargo de mejor forma de las observaciones de los servicios públicos y municipios”. Pero no ahondó en consideraciones puntuales. “Vamos a estar atentos que no se haga un arreglo cosmético”, concluye el diputado De Urresti.

 

 

 

Comments are closed.