Tras condena mundial: Bush sorprende con “un atajo” para frenar el cambio climático

Invita a unos 15 países, entre ellos emergentes y grandes emisores, a iniciar una lucha empujada por más transferencia tecnológica.Bush admitirá en la cita del G8, en donde el cambio climático es clave, su preocupación por el tema. El Mercurio 01 de junio de 2007.


Por Lilian Duery A.

A vísperas de la cumbre del G8, en Alemania, el Presidente George W. Bush anunció ayer un "plan flexible" para mitigar el calentamiento global con tecnología de punta y una suerte de "camaradería" hacia los países que no la poseen.

Su estrategia mira al 2012, cuando expire el primer período del Protocolo de Kioto que fija metas y plazos a los países desarrollados para que reduzcan sus emisiones de seis gases invernadero.

EE.UU., que junto a Australia no ratificaron Kioto, dio un vuelco en el tema al invitar a participar en esta acción a unos 15 países emergentes y sin compromisos, pero grandes emisores, como China e India.

Su cruzada es como Kioto, tecnológica. "La forma de superar el desafío energético y del cambio climático es mediante tecnología", destacó el Presidente Bush.

A ello, agregó eliminar en los próximos 18 meses las barreras arancelarias. Éstas dificultan la difusión de tecnologías limpias que ayudan a "descarbonizar" la economía de los países.

Bush aseguró que su plan exigirá "un sistema fuerte y transparente para medir el desempeño (emisiones) de cada país".

El Protocolo de Kioto tiene un riguroso sistema para contabilizar emisiones en cada país.

La canciller de Alemania, Ángela Merkel, acogió positivamente la proposición del Mandatario estadounidense. " Establece un terreno común desde el que avanzar", dijo.

No obstante, Bush resistió entrar al plan más severo que presenta Alemania, en el seno del G8, para bajar más audazmente las emisiones al 2050: a la mitad de las que existían en 1990.

Con esta postura, EE.UU. también muestra su desinterés de no adquirir un compromiso internacional, pese a que es uno de los países que más ha invertido en investigación sobre el cambio climático.

El sitio www.pewclimate.org, un "think tank" del calentamiento global en EE. UU., informa que, en este momento, en el Congreso hay más de 70 proyectos de ley que apuntan a la misma materia.

Eduardo Sanhueza, experto en el cambio climático y ex miembro de Kioto, está contento con la noticia, aunque ésta es un "signo de racionalidad mínima frente a la contundente evidencia acerca del clima en la Tierra", aseveró.

Explicó que la decisión de Bush es un escalamiento de otra iniciativa que ha estado desarrollando hace un par de años con algunos países del Asia Pacífico.

"La Administración Bush responde a la presión del Congreso y de los gobernadores de los estados, incluidos Republicanos, que han empezado a crear sus propias políticas para enfrenar el cambio climático", opina Sanhueza.

A su juicio, "la magnitud del problema requiere compromisos obligatorios, aunque fuere en términos de honor entre los países y compatibles con los tiempos que tenemos para estabilizar las emisiones antes de que sea tarde", dijo.

 
 
 
 

 
 

Comments are closed.