Director general de la FAO y la bioenergía: Un tema de “mucha complejidad”

Es por eso que Jacques Diouf no toma una postura definida. El funcionario internacional, que estuvo de visita en Chile, plantea que primero la FAO debe estudiar en profundidad los biocombustibles. El Mercurio, 25 de julio de 2007.


DANIELLA ZUNINO

Una apretada agenda tuvo, en su visita a Chile, Jacques Diouf, director general de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).

Entre sus actividades estuvieron reuniones con la Presidenta Michelle Bachelet, con el ministro de Agricultura, con el de Relaciones Exteriores y también visitas a caletas en Quintay y Valparaíso.

Sobre el tema de los biocombustibles, tan en boga en estos momentos a nivel nacional e internacional, Diouf es extremadamente cauto y no se atreve a manifestar una opinión sin antes tener los resultados de los estudios que la FAO va a realizar sobre el tema.

-Chile está interesado en convertirse en una potencia alimentaria. ¿Es posible? Considerando que es un país pequeño comparado, por ejemplo, con otros de la región como Brasil o Argentina.

"Chile no es pequeño. Es muy largo y es un gran país en términos de desarrollo económico y social y tiene, a través de los diferentes microclimas, posibilidades muy importantes del norte al sur y también del mar a la montaña. Hay diferentes condiciones de microclima que permiten una diversificación de la producción y una posibilidad de acceso a mercados cuando está la demanda más importante. El país ha hecho muchos progresos en términos de exportación de productos agropecuarios, no solamente el vino y los productos del mar, sino también las hortalizas y flores. Es un país que tiene muchas potencialidades de aumento de su producción agropecuaria".

-¿Qué rol puede jugar la FAO en ayudar a que Chile se convierta en una potencia alimentaria?

"Podemos ayudar en las políticas agropecuarias, en las políticas en el sector de recursos naturales para también ver en qué condiciones se puede desarrollar la producción, pero manteniendo los principios de un desarrollo sostenible, utilizando el código de pesca responsable, usando los principios del desarrollo sustentable en los cultivos, viendo cómo usar todas las normas desarrolladas por la FAO y la OMS, las normas de calidad, cómo armonizar las legislaciones nacionales con las normas internacionales en el sector fitosanitario, zoosanitario. También puede ayudar en capacitación".

-Aunque los biocombustibles significarán un impacto positivo para los productores agrícolas, por otro lado ha traído un alza de los precios de los productos. Entonces es un tema positivo que puede ser negativo también. ¿Qué postura tiene la FAO?

"Es un problema con mucha complejidad. Por eso la FAO ha tomado dos decisiones importantes. Una es que el informe anual sobre el estado de la agricultura y alimentación de la FAO va a tener como tema la bioenergía".

"Entonces tendremos un año de trabajo serio, país por país tomando en cuenta los factores técnicos, económicos, sociales, ambientales, etcétera. Pero, además, vamos a organizar una cumbre de alto nivel en junio sobre seguridad alimentaria y los desafíos del cambio climático y la bioenergía".

"Ya tenemos el apoyo de los presidentes Lula y Kirchner. Nos parece importante tener países que podrían jugar un rol significativo en esta problemática. Ahí vamos a discutir todos los aspectos y esperamos llegar a decisiones o consensos sobre diferentes aspectos para caminar en este ámbito basados sobre hechos y realidades. También algo que hay que tomar en cuenta es el aumento del precio del petróleo".

-Pero en estos momentos, previo a lograr ese consenso, ¿cuál es la visión que tiene usted de este tema? Por ejemplo, ¿qué tan grande es el riesgo de que existan problemas de abastecimiento de alimentos debido a la posibilidad de que sea más rentable para los productores destinar sus productos a bioenergía y no a alimentación?

"Depende de los países, de los recursos naturales, de los precios, de la producción local, de las políticas públicas de acceso a la tierra, al agua, de las políticas hacia los pequeños y grandes productores. No es posible responder si es una cosa u otra. Es por esa razón que necesitamos tomar el tiempo para estudiarlo con todas las dimensiones y presentar todo esto a los gobiernos para que puedan tomar las decisiones adecuadas".

-¿Pero no ve riesgo que de aquí a que ustedes tomen esas decisiones sí haya problemas de abastecimiento en ciertos lugares?

"Vamos a ver con los resultados. Pienso que es necesario hacer estudios".

"Yo necesito esta información antes de tomar una posición".

-Pero en general, ¿considera que la bioenergía ha sido positiva para la actividad agrícola?

"Vamos a ver con el estudio".

-Además de Brasil, ¿qué otros países de la región tienen potencial para desarrollar bioenergía?

"Muchos países lo tienen. Depende de los precios sobre el mercado, de los recursos naturales, de las políticas nacionales de los gobiernos, que son sus preferencias, que son sus prioridades, es muy difícil porque sinceramente pensamos que hay que estudiarlo de una manera muy científica y objetiva y no verlo de una manera emocional".

-En América Latina y El Caribe el número de víctimas de hambre ha disminuido de 59 millones de personas a 52 millones, ¿cuáles son los próximos objetivos para la región?

"Hay países que han hecho progresos como los de América del Sur, pero hay otros de América Central y El Caribe que no, al contrario. Hay países de esas zonas donde la situación hoy es peor que antes y por esa razón no hay que ver la generalización de la situación en toda la región, sino que ver país por país. Por eso me alegra mucho la decisión de los jefes de Estado y de gobierno de la cumbre Iberoamericana de apoyar el programa América Latina y el Caribe sin hambre. Para nosotros el desafío es cómo traducir esta decisión en cosas concretas a nivel de las comunidades, de los pobres, de los hambrientos. Eso va a necesitar recursos, transferencia de tecnología, inversiones sobre el control de agua, sobre el aumento de productividad, en el almacenamiento de los productos para no perder la producción local, etcétera".

JACQUES DIOUF

Director general de la FAO.

Nació en 1938 en Saint-Louis, Senegal.

Se graduó de ingeniero agrónomo en la Ecole Nationale D’Agriculture, Grignon- París.

Es máster en agronomía tropical de la Ecole Nationale D’Application D’ Agronomie Tropicale en Nogent-París.

Es doctor en Ciencias Sociales en Economía Rural de la Faculté de Droit et de Sciencies Economiques en Panteón- Sorbonne.

"CHILE HA HECHO muchos progresos en términos de exportación de productos agropecuarios. Es un país que tiene muchas potencialidades de aumento de su producción agropecuaria".

Comments are closed.