El 25% de industrias no cumple con norma de residuos líquidos

De un total de 497 establecimientos, 126 no respetaron la normativa sobre los riles -de septiembre de 2006 a marzo de este año-, y están ahora a la espera de una posible sanción en agosto. Las multas podrían llegar hasta los $380 millones. El Mercurio 17 de julio de 2007.


VÍCTOR ZÚÑIGA

La Superintendencia de Servicios Sanitarios detectó que un 25,4% de las industrias o establecimientos que emiten residuos líquidos -conocidos como riles- no cumple con la nueva normativa que busca proteger el medio ambiente de todo el territorio nacional.

Tal situación se encuentra bajo fiscalización, y en caso de que los incumplimientos se verifiquen, éstos podrían significar fuertes sanciones.

Así lo informó la superintendenta Magaly Espinosa al dar cuenta de la inédita fiscalización en curso aplicada desde septiembre de 2006 a marzo de 2007, cuyos resultados finales de control se esperan para agosto.

La masiva inspección que se hace por primera vez está realizada en función de una nueva normativa, Decreto Supremo de Segpres publicado en el Diario Oficial el 7 de marzo de 2001 y que está plenamente vigente desde el 3 de septiembre de 2006.

Sobre la obligación de informar de los establecimientos industriales, la autoridad indicó que hay 144 (22,5%) que no lo han hecho a marzo pasado y que podrían ser sancionados, mientras que otros 497 (77,5%) sí lo hicieron en ese período.

De esas 497 industrias que presentaron información, como lo exige la normativa, 283 han respetado todos los parámetros fijados por la legislación vigente, mientras que otras 126 han presentado incumplimiento en uno, dos o más parámetros.

"Haciendo una depuración de la información, hay un 74,6% que cumple con la normativa y existe un 25,4% (126) que no cumple. Es positivo que un 74% esté cumpliendo en función de esta primera evaluación masiva", dijo la superintendenta.

En su opinión, la foto tomada del período analizado no es estática, y, por consecuencia, cambia en el tiempo, en el sentido de que una empresa puede estar en el ámbito del cumplimiento y al mes siguiente caer en el incumplimiento, lo que trae consecuencias.

Ello, porque no cumplir significa el inicio del procedimiento de sanción por parte de la Superintendencia, en un ámbito del debido proceso legal en el que las industrias pueden defenderse, explica. "En estos momentos, estamos en la etapa de evaluar los descargos; por lo tanto, no tenemos el resultado de cuántas industrias van a ser sancionadas. Estimo que eso debe terminarse en agosto", aclara.

En cuanto a las sanciones a las que se exponen los infractores, éstas alcanzan a las mil unidades tributarias anuales (hasta 380 millones de pesos), dependiendo de la gravedad de la falta, e incluso se establece el doble de tal multa por la gravedad o reincidencia. "Se puede llegar a la clausura del establecimiento industrial como la medida más drástica", acota Espinosa.

La superintendenta subraya que la sanción, más que la multa económica, tiene un carácter público, puesto que toda la información de estas industrias está puesta en la página web de la Superintendencia, de forma que la imagen y el prestigio institucional son un bien a cuidar, en especial ante la opinión pública nacional e internacional y en función de acuerdos comerciales suscritos por Chile con diversas potencias comerciales.

 

Comments are closed.