El sísmo de Japón despierta temores sobre la seguridad nuclear

Los responsables de la mayor planta de energía nuclear del mundo admitieron el martes que había habido más fugas radiactivas después del terremoto en Japón que causó la muerte a nueve personas y desplazó a miles de sus casas. Reuters (IDS) 17 de julio de 2007.


Las admisiones de la empresa Tokyo Electric Power Co. (TEPCO) han encendido de nuevo los temores sobre la seguridad nuclear en un país que depende de la energía atómica para una tercera parte de su electricidad pero que se ha enfrentado a repetidos accidentes encubiertos en el pasado en instalaciones de energía nuclear.

Creo que las plantas de energía nuclear sólo pueden ser operadas con la confianza del pueblo", dijo el primer ministro, Shinzo Abe, a los periodistas en Tokio, a unos 250 km al sudeste de la prefectura de Niigata, donde se produjo el seísmo el lunes por la mañana.

"Por esta razón, si pasa algo hay que informar de ello de forma rápida y completa. Necesitamos procurar que este incidente se refleje estrictamente", añadió Abe.

En un transformador de la planta de energía nuclear Kashiwazaki-Kariwa de TEPCO se declaró un pequeño incendio cuando ocurrió el terremoto de magnitud 6,8, pero se extinguió rápidamente.

Sin embargo, mientras TEPCO había dicho inicialmente que el letal terremoto no había causado ninguna fuga, por la noche reveló que 1.200 litros de agua radiactiva se habían derramado al mar desde su planta Kashiwazaki-Kariwa.

La empresa añadió que el seísmo fue mayor que lo que sus reactores estaban diseñados para soportar.El martes, una fuente de TEPCO dijo en rueda de prensa que los controles de 22.000 barriles que contenían residuo nuclear en un almacén había arrojado que un centenar de ellos se habían caído y que "varios" habían perdido su tapa.

Sólo la mitad de los barriles se habían inspeccionado hasta ahora, y no estaba por el momento claro por las declaraciones de la fuente si había habido un impacto en la gente o en el medio ambiente.

También el martes, la empresa admitió que una pequeña cantidad de materiales radiactivos – cobalto-60, yodo y cromo-51 – habían sido emitidos a la atmósfera.

Una fuente del Ministerio de Comercio dijo que las cantidades eran tan pequeñas que no suponían una amenaza medioambiental.Casi 800 hogares resultaron destruidos o dañados sólo en Niigata y la mayor parte de los suministros de agua, gas y electricidad cortados por el seísmo aún no habían restituidos el martes.

 

 

 

Comments are closed.