Gerentes despedidos por Celco admiten anomalías en planta

Mecanismos descontaminantes habrían estado apagados para ahorrar energía. Empresa dijo que trascendidos indicarían que ésta fue víctima de irregularidades atribuidas a ex ejecutivos. Economía y negocios on-line 27 de julio de 2007.


Serias anomalías en el manejo de la planta de celulosa Licancel, Región del Maule, habrían quedado en evidencia a través de trascendidos sobre los testimonios entregados por ex gerentes de la planta al Ministerio Público, en el marco de la indagación por polución del río Mataquito. Se trata de tres ejecutivos despedidos por Celco en junio de este año: ex gerente de Licancel, Eduardo Quezada; el ex subgerente de producción, José Bello, y ex subgerente de medio ambiente, Carlos Valenzuela.

Las indagaciones las lleva el fiscal de Licantén, José Alcaíno, mientras que el abogado querellante es Ignacio Poblete Newman, quien representa a pescadores del río Mataquito.

El expediente de la causa establece que, de los 15 dispositivos mecánicos (aireadores) para oxigenar la laguna de tratamiento de efluentes, sólo uno estaba en operaciones cuando ocurrió el derrame de "licor negro". Ello habría impedido que las bacterias que tratan los riles sobrevivieran, por carecer de oxígeno. Por ello, no se habría reducido el nivel de contaminantes en los residuos que fueron descargados al río.

Según habría declarado ante el Ministerio Público el ex gerente José Bello, en la planta Licancel se desconectaron 14 aireadores para ahorrar energía eléctrica y venderla, aprovechando el buen precio de la electricidad. Ello, por orden directa de Eduardo Quezada. Poblete dijo que en el expediente se señala que entre el 3 y 5 de junio se vertieron riles con altos niveles de PH y sólidos suspendidos, sobrepasando los indicadores permitidos por la ley. En dicho documento se establece un nivel máximo de PH de 6,0. Según la investigación, se detectó un índice de 9,1.

La indagatoria del Ministerio Público agregaría que por la gran variación de los indicadores permitidos de PH y sólidos suspendidos en la laguna de efluentes, funcionarios de Licancel intentaron cerrar la válvula que descarga al río Mataquito. Pero Bello habría ordenado no cerrar ese conducto.

El fiscal de Licantén, José Alcaíno, explicó que el resultado de la indagatoria determinaría si se formalizan cargos contra los ex ejecutivos de Celco. Negó entregar detalles de su investigación, porque la ley se lo prohíbe. El gerente de Asuntos Corporativos de Celco, Charles Kimber, dijo que "no estamos al tanto de los trascendidos, ya que no tenemos acceso al expediente, que es materia privativa del fiscal. Lo que sí, acá hay una empresa que se ha visto perjudicada por las irregularidades al interior de la planta". El ejecutivo agregó que han contestado todos los requerimientos del fiscal.

 

 

Comments are closed.