“La Ley del bosque nativo estaría aplicándose a mediados de 2008”

La directora de Conaf señala que están listos para la nueva ley. "Se han tomado todos los resguardos", indica frente a la explotación del bosque. Después de 15 años por primera vez se ve un claro en la ley de recuperación y fomento del bosque nativo. Todo indica que de aquí a fin de año podría estar publicada y aplicándose plenamente a fines de 2008. Al menos la Ley Corta, que fue la fórmula que encontró el Ministerio de Agricultura para destrabar el polémico proyecto. Revista del Campo 30 de julio de 2007.


ARNALDO GUERRA MARTÍNEZ

"Con el apoyo del ministro y la subsecretaria, logramos cambiar el foco de la discusión hacia lo que necesitan los usuarios. No se puede desconocer que la institucionalidad requiere ser fortalecida con una mejor preparación de nuestros funcionarios y el fortalecimiento de materias como remuneraciones y capacidades tecnológicas. Pero estamos dispuestos a enfrentar este desafío", señala Catalina Bau, directora de la Corporación Nacional Forestal. Conaf es la entidad encargada de administrar la nueva ley que entregará bonificaciones por manejar y preservar el bosque nativo.

Las cuentas actuales son que la discusión en las comisiones unidas del Senado termine esta semana. Luego el proyecto pasará a sala para verse durante agosto. Y si el camino sigue pavimentado, la ley debería estar promulgada a fin de año. Faltaría sólo elaborar el reglamento para hacerla funcionar y la idea es ponerle un plazo de no más de 90 días tras la promulgación.

"Si seguimos como hasta ahora, podríamos estar realizando el primer concurso a fines del próximo año. Eso es muy positivo, porque nos permite estar preparados", señala Bau.

El primer año habrá US$ 8 millones y dos concursos que, divididos según el tamaño de las propiedades, asegurará recursos para los pequeños propietarios.

– ¿Está preparada Conaf?

– A la corporación le corresponde administrar la ley tal cual lo ha hecho con el DL 701, el de la política de forestación que ha existido tantos años. Conaf, además, con la cooperación de entidades alemanas, llevó a cabo experiencias en manejo sustentable del bosque nativo. Obviamente que va a requerir preparación de los funcionarios para aplicarla de la mejor forma. Vamos a lanzar un programa de capacitación muy fuerte, sobre todo para los que van a actuar directamente con los usuarios.

– ¿Requiere más presupuesto?

– Desde el año pasado que hemos planteado un presupuesto distinto. Más que subirlo enormemente, está muy orientado a la gestión en el territorio, poniendo los recursos mucho más directo en las regiones. Claro que vamos a requerir algún aumento cuando tengamos la administración de la ley, pero también hay que pensar que esto parte en forma paulatina.

– Pero eso implica más personal…

– Eso es relativo. Puede que necesitemos más, hay que ir evaluando. En territorio, lo que debemos hacer es fortalecer el personal que tenemos, mejorar sus condiciones de trabajo en materia de remuneraciones, en capacitación, en tecnologías.

– ¿Para las nuevas tareas se necesita cambiar la condición de Conaf de corporación de derecho privado a servicio público?

– El dueño del bosque quiere un beneficio para hacer un uso sustentable del bosque y no le importa mucho el carácter de la institución que lo atiende, siempre que lo atienda bien. La ley le va a entregar facultades a la corporación y a sus funcionarios y así podemos partir. La Conaf se maneja como un servicio público, lo único es que en su constitución tiene un consejo directivo que está presidido por el ministro de Agricultura, y sus contratos se rigen por el Código del Trabajo y no por el Estatuto Administrativo. Pero recibe fondos por la ley de presupuesto, la Contraloría ejerce funciones fiscalizadoras y debe tener mecanismos de transparencia tal como el resto de los servicios. Uno no puede negarse a la discusión de la institucionalidad, pero hay que ponerla en el marco de la modernización del Ministerio de Agricultura.

– Hay inquietud porque éste podría ser el principio del fin del bosque nativo, ahora que va a ser intervenido.

– La ley se ha ido perfeccionando y se han tomado todos los resguardos. La Conaf va a tener la misma labor que con el DL 701: primero va a hacer una política de fomento de la ley y, después, hará una buena fiscalización en terreno, que dé garantía que lo que dice un plan de manejo en realidad se cumpla.

– ¿Esto podría abrir más el apetito por el alerce?

– Esa es una especie protegida y eso no va a cambiar. Todo lo contrario, se establecen normas mucho más claras para la protección. Ahora la fiscalización no recae sólo en Conaf. Hay controles carreteros con una muy buena coordinación entre Aduanas, Impuestos Internos, Carabineros, nosotros y los controles fronterizos para que no se produzcan filtraciones de madera. Estamos mucho mejor que hace 3 o 4 años.

¿QUÉ PASA CON LOS PEQUEÑOS?

¿Van a estar preparados los productores para los concursos a fines de 2008?

Si la ley sigue como va, debieran empezar a preparar sus planes de manejo, que son la base para postular. Ya se acordó que va a haber dos concursos separados para grandes y medianos y chicos. Además, hay muchos propietarios que tienen planes de manejo aprobados por la Conaf y ahora van a contar con un incentivo. Vamos a tener planes de manejo simplificados, sobre todo para los pequeños. El reglamento va a fijar cómo se baja la ley, cómo el usuario tiene que elaborar sus planes y cómo los presenta. Además, vamos a tener acreditadores que los van a ayudar.

FIN AL DECRETO 701

"Las normas quedan, lo que se termina en diciembre de 2010 es la bonificación por forestar. Debemos revisar cuál ha sido su éxito y cuál debiera ser la mirada futura que le daremos. Debemos desarrollar un proyecto de ley para mantener estas bonificaciones, pero mucho más focalizadas", señala Bau.

Por Arnaldo Guerra Martínez.
 

Comments are closed.