Ñuñoa: piden plebiscito para regular edificaciones

Vecinos quieren que plan regulador comunal limite construcciones con altura libre. Ya están recolectando las 12 mil firmas que necesitan para concretar el referéndum. Éste propone una altura máxima de cuatro pisos, hasta que se discuta un nuevo plan regulador. El municipio rechaza la idea y advierte que si en octubre no está aprobado el plan remozado, las inmobiliarias ingresarán proyectos bajo el sistema antiguo. La Nación 23 de julio de 2007.


Dalia Rojas

En julio del año pasado un grupo de vecinos de Ñuñoa se agrupó y movilizó para pedir al alcalde de la comuna, Pedro Sabat, que hiciera modificaciones al Plan Regulador Comunal (PRC). Querían limitar la altura de las edificaciones en la comuna, que se habían disparado, sobre los 14 pisos, especialmente en el eje Irarrázaval.

Tras largas discusiones y reuniones, en septiembre de ese mismo año, el edil anunció los cambios que se aplicarían al PRC. Pero, según las agrupaciones de vecinos, éstos no se acercaban ni remotamente a sus peticiones. “La seccional Irarrázaval, que tiene altura libre, va a permanecer con la misma altura y además el alcalde propone levantar la altura en sectores periféricos de la comuna”, explica la concejala, Danae Mlynarz, que plantea que además ha habido poca participación de los ñuñoínos en el proceso.

Por ello, hace dos semanas un grupo de vecinos comenzó a recolectar firmas para exigir un plebiscito comunal en el que se vote su propuesta: mantener todo Ñuñoa en un límite de construcción de cuatro pisos hasta que se discuta un nuevo plan regulador con la participación “real” de todos los vecinos.

Pola Iriarte, de la Red de Vecinos por Ñuñoa, señala que “la idea es que todo el mundo participe de este proceso, porque hasta ahora la instancia de participación ha sido escasa. Ya reunimos 200 firmas legalizadas”, dice.

Según la legislación se requiere del 10 por ciento del total de los inscritos en los registros electorales para llamar a un plebiscito vinculante, una tarea nada de fácil en esa comuna, porque son 12 mil firmas las que deben ser legalizadas. “Es un gran desafío, porque implica un gasto de parte de los vecinos, ya que las firmas deben ser legalizadas. Nunca se ha logrado en Chile hacer un plebiscito de esta manera, pero hay que hacer el esfuerzo”, acota.

La cantidad de firmas no es el único obstáculo. El tiempo también. En octubre se cumple un año desde que los permisos para edificar en la comuna fueran congelados. Después de esa fecha, si el PRC y las modificaciones propuestas no están aprobadas, seguirá en vigencia el antiguo plan regulador. “La Dirección de Obras va a tener que recibir los expedientes y si están dentro de la norma, aprobar los permisos de edificación. Los directores de Obras no tienen la facultad de rechazar un proyecto que cumple con la ley de ordenanza y las normas urbanísticas vigentes”, explica el jefe de urbanismo de la Seremi de Vivienda, Javier Wood.

Inmobiliarias en espera

Según el alcalde de Ñuñoa, Pedro Sabat, “eso es lo que están esperando las inmobiliarias, que no se apruebe nada y así abrir esa ventana. Hay más de cien proyectos esperando que podrían aprobarse en un solo día”, explicó en el último concejo municipal.

Sabat culpó a las instancias gubernamentales de retrasar las modificaciones que se encuentran en estudio en el sistema de evaluación de impacto ambiental (SEIA). Un vez que pase esta etapa, dijo, el concejo debe aprobar las modificaciones.

De allí su rechazo total a la idea del plebiscito. “Se propuso congelar la altura en el 70 por ciento de la comuna, porque estamos invadidos de construcciones y si no se cambió el eje Irarrázaval, es porque no lleva ni un año aprobado. No podemos estar cambiando el PRC cada vez que se cambia de concejo. Me parece que lo que ellos dicen es una aberración. No podemos dejar a toda la comuna con cuatro pisos, eso es poner banderas para luego sacarlas”.

Mlynarz explica que -pese a lo anterior- el trabajo por el plebiscito continuará, ya que son dos procesos distintos. “El problema es que debe ser durante este año, pero no por las modificaciones al PRC, sino porque la ley establece que no se puede hacer un plebiscito en un año de elecciones. Si no se realiza este año, habría que esperar hasta el 2009, pero esto es independiente de las modificaciones propuestas por el alcalde”.

 

 
 

 

 

 

Comments are closed.