Rediseño de monitoreo de aire incluirá zonas rurales

Plan proyecta instalar nuevas estaciones en comunas de María Pinto y Colina y otra "super sight" en Santiago, junto a mediciones focalizadas a la industria y flujos vehiculares.La incorporación definitiva de Cerro Navia, la instalación de nuevas estaciones en zonas rurales y suburbanas así como mediciones a áreas industriales y a flujos vehiculares, son sólo algunas de las novedades que trae el rediseño de la red de monitoreo de la calidad del aire de Santiago. El Mercurio 30 de julio de 2007.


VÍCTOR ZÚÑIGA

Se trata de un ajuste mayor a la actual red de Monitoreo Automática de la Calidad del Aire Metropolitano (Macam II) que impulsan las autoridades ambientales de Santiago, especialmente en la gestión de episodios críticos como alertas y preemergencias, propias de los meses de abril y agosto.

Así lo adelantó el director de la Conama Metropolitana, Alejandro Smythe, quien explicó que el plan de rediseño de la Macam II ya se confeccionó y que incluso fue entregado a la Comisión de Salud y de Medio Ambiente del Gobierno Regional, el jueves pasado, para su aprobación definitiva.

El rediseño de la red -que ya cumplió 10 años en la capital- involucra una inversión de 1.500 millones de pesos.

El personero indicó que corresponde avanzar en nuevas etapas de calidad en el control del aire, más allá de seguir los episodios de alertas y preemergencias ambientales, y de las mediciones del carbono, azufre, nitrógeno, ozono y del material particulado grueso.

"Tenemos que avanzar en la alineación de los datos y en las auditorías y certificaciones externas para verificar la información en forma absoluta a nivel de estándares internacionales", precisó.

El estudio de rediseño recomienda instalar una nueva estación en una zona rural, en María Pinto, otra de carácter suburbano en Colina y una tercera con vista máxima (super sight) en la propia comuna de Santiago.

"Con estas tres estaciones adicionales podríamos tener un mejor seguimiento de la calidad del aire, de forma de conocer si las medidas son efectivas y oportunas".

El director Smythe destacó que también habrá un monitoreo diversificado, puesto que se buscará fiscalizar los principales flujos vehiculares de la ciudad, vía estaciones móviles, así como las zonas específicamente industriales, lo que no se ha hecho hasta ahora.

"Esto significará un gran avance para nuestra Red Macam III. Tenemos confianza que el Consejo Regional Metropolitano financiará este rediseño de innovación tecnológica por el beneficio a la salud de los 6 millones de habitantes de Santiago", dijo.

Sobre la incorporación de Cerro Navia a la red, Smythe indicó que ya se envió un oficio desde Conama sobre tal integración a la Autoridad Sanitaria (Ministerio de Salud), de forma que tal instancia dicte la resolución respectiva, para que así los cuatro años acumulados de tal estación sean aprovechados al máximo.

En tanto, el director del Laborario de Análisis Atmosférico del Centro Nacional del Medio Ambiente (Cenma), de la Universidad de Chile, Manuel Merino, valoró positivamente los ajustes a la red de monitoreo para contar con más información en la toma de decisiones para descontaminar Santiago.

"Tener una estación de seguimiento del ozono es algo importantísimo para la ciudad, para prevenir sobre su exposición a la población, especialmente en los sectores de Lo Barnechea, Las Condes, Peñalolén y La Reina", acota el investigador.

Agregó que es positivo que se propongan campañas a la población sobre las mediciones de calidad del aire, tanto del ozono troposférico -entre octubre y marzo- como de material particulado -entre abril y agosto-.

¿Modificación del Icap?

A modo de sugerencia, el profesor Merino indica que también sería importante cambiar para fines operacionales el actual Índice de Calidad del Aire Particulado (Icap) como promedio móvil de 24 horas por otro indicador más adecuado para la toma de decisiones en la gestión de episodios de 4 a 6 horas, cuyas concentraciones tóxicas resultan ser altamente nocivas para la población.

En tanto, sin conocer en detalle la propuesta de rediseño, el coordinador del Centro Atmosférico de la Universidad de Santiago, Patricio Pérez, afirma que es una buena idea, especialmente por el énfasis focalizado de las fuentes de contaminantes.

Como tema pendiente, el profesor Pérez indica que las autoridades ambientales deben abordar el tema del control y gestión de episodios por material particulado fino (MP2,5), el más dañino para la salud humana.

El académico, que viene llegando de una cita en Pittsburgh, acota que Estados Unidos acaba de hacer más exigente la norma por MP2,5 al bajar de 65 a 35 microgramos por metro cúbico. "Si se reglara y se adoptara la misma norma que allá, tendríamos episodios prácticamente la mitad de los días de invierno", adelanta.

 

Comments are closed.