Bachelet recibe informe ciudadano contrario al desarrollo nuclear en Chile

Acuerdo de Chagual entrega documento a Presidenta Bachelet. Las organizaciones ecologistas entregaron el documento técnico en el Palacio de La Moneda, en la antesala de conocerse en Informe Zanelli. Comunicado de Prensa Ambientalistas Acuerdo Chagual 01 de octubre de 2007.
Lea documento: La Energía Nuclear NO tiene Futuro


Organizaciones ambientalistas firmantes del Acuerdo de Chagual entregaron este lunes, en el Palacio de La Moneda, un informe ciudadano, alternativo al de la Comisión Zanelli, en el cual refutan técnicamente los argumentos aducidos por la industria nuclear para recomendar el desarrollo de la tecnología nuclear en Chile.

Asistieron a la entrega del documento Eduardo Giesen (Codeff), Flavia Liberona (Fundación terram), Omar Turres (Fundación por la Tierra), Eduardo Medina (Consejo de Defensa de Maipú, Manuel Baquedano (Instituto de Ecología Política), Fresia Figueroa e Isabel Lincolao (Renace) Fernando Dougnac (Fiscalía del Medio Ambiente), y Rosa Moreno y Sara Larraín (Programa Chile Sustentable), entre otros representantes de las organizaciones que en 2005 firmaron con la Presidenta el Acuerdo de Chagual, mediante esta comprometió que no desarrollaría tecnología nuclear durante su mandato.

Dependencias extranjeras

El informe, según detallaron las organizaciones, desnuda claramente la dependencia de la energía nuclear de un recurso no renovable (el uranio), actualmente escaso a nivel mundial en reservas de alta ley; desmitifica además el hecho que los Reactores Reproductores Rápidos puedan solucionar la escasez de uranio, pues los únicos prototipos en Japón (reactor de Monju) y Francia (Súper-fénix) han sido cerrados por antieconómicos e inseguros. A la fecha no hay reactores con esta tecnología en funcionamiento en el mundo.

El documento refuta que esta opción daría independencia y seguridad a la matriz energética en Chile, ya que el sistema de salvaguardias y controles de la tecnología nuclear no permite acceder a todos los procesos del ciclo de combustible nuclear, por tanto nuestro país dependería de una decena de países que pueden fabricar combustible nuclear (Francia, Canadá, Japón, Rusia, Inglaterra, EE.UU., Alemania, Corea del Sur, España y Suecia); de 4 que reprocesan desechos (Francia, Japón, Rusia e Inglaterra); y de uno que acepta almacenar basura radioactiva de otros países (Rusia, en la zona de Mayak).

También desmiente que la energía nuclear sea una alternativa limpia frente al Cambio Climático Global, pues, aunque durante la generación el reactor emite poco dióxido de carbono (CO2), al sumar las emisiones de todo el ciclo de combustión (minería, fabricación de combustible, reprocesamiento y disposición final de los desechos radioactivos) las emisiones son significativas y pueden llegar a igualar las de una central a gas.

Tecnología antisísmica

El documento ciudadano desmitifica también que la energía nuclear sea la más barata, pues los cálculos que muestra esta industria están basados en estimaciones teóricas, que no se corresponden con los costos de la generación nuclear en su experiencia histórica, además de no incluir los costos de transporte, desmantelamiento de las centrales al fin de su vida útil y la disposición segura de los desechos radioactivos por miles de años.

Señala que en países sísmicos como Chile, construir plantas nucleares implica riesgos inaceptables para la sociedad, los recursos naturales y el desarrollo nacional, ya que los terremotos han superado históricamente la magnitud de 7º en la Escala Richter que considera las medidas de seguridad de la industria nuclear a nivel mundial. El terremoto de Valdivia en 1960 registró una magnitud de 9.7º Richter y el de la zona central, en 1985, fue de 8.5º Richter.

La concusión de esta investigación alternativa es que optar por la energía nuclear significaría concentrar inversiones de gran escala en una tecnología compleja, riesgosa y rechazada por la ciudadanía, y que alejaría a Chile de la tendencia mundial que apunta al desarrollo de las energías renovables, socialmente populares y ambientalmente sustentables. El texto recomienda al gobierno iniciar hoy el desarrollo de un Plan Maestro de desarrollo energético, que contemple todas las alternativas tecnológicas, analizándolas desde la perspectiva de su ciclo de combustible completo (de la cuna a la tumba) y no en base a sesgos de mercado o del lobby asociado a la industria nuclear.-

 

Comments are closed.