Joven irradiado viajó a Francia

Tras reactivarse demanda civil. Miguel Angel Fuentes, el joven chillanejo que resultó afectado por el accidente radioactivo ocurrido en Nueva Aldea, en diciembre de 2005, debía estar en Francia a principios de octubre, para ser atendido el hospital militar de París, pero no quería salir del país sin que hubiera algún avance en la millonaria demanda civil que presentó contra el Estado chileno y la empresa ITC. La Discusión, 26 de octubre de 2007


Si bien la acción judicial fue interpuesta en junio hasta ahora no se había logrado comunicar a uno de los querellados, ITC, lo que ocurrió finalmente la semana pasada.

De esta forma, Fuentes viajó a Francia con el fin de curar sus heridas en el hospital militar de Paris Percy, donde ya estuvo entre diciembre de 2005 y mayo de 2006.

Fuentes, informó que su traslado se venía analizando desde hace varios meses debido a las complicaciones de salud que han ido surgiendo, pues las antiguas heridas se han reabierto.

En Francia fue sometido el 2006 a curaciones y regeneración de la piel con células madres en lo que constituyó una prueba inédita a nivel mundial para curar heridas originadas por exposición radiológica.

En un primer momento las heridas reaccionaron bien al tratamiento, pero desde hace un tiempo, supuran y además ha comenzado a sentir una serie de complicaciones adicionales.

El ex operario de Echeverría Izquierdo, demandó por 93 millones de dólares al Estado y a la empresa ITC.

El abogado de Fuentes, Carlos Astorga, señala que fue demandado el Estado por cuanto se cree que tiene responsabilidad subsidiaria por no haber previsto el accidente y no dar cumplimiento aparentemente a tratados internacionales de protección.

93 millones de dólares “no es una cifra inventada y lo establece la Convención de Viena como mínimo a indemnizar por accidente nuclear. Al haber sido refrendada por el país, la norma tiene carácter de obligatoria en Chile”, comentó el profesional.

Comments are closed.