A la caza de la ballena jorobada

Por primera vez en décadas, desde este domingo los pescadores japoneses podrán volver a cazar ballenas jorobadas. BBC Mundo, 18 de Noviembre de 2007.


Una moratoria internacional vigente desde 1963 prohibía la caza de esta especie de mamífero, que había sido llevada casi a los límites de la extinción.

Ahora una flota japonesa está autorizada, con fines científicos, a cazar unas 1000 ballenas, incluidas 50 ballenas jorobadas. La flota, compuesta por seis barcos liderados por el Nisshin Maru, se dirigirá al Pacífico Sur, con el objetivo de cumplir la misión que debe concluir a mediados de abril. Además de las ballenas jorobadas se cazarán más de 900 ballenas mink y 50 ballenas fin.

Mamífero susceptible

Los planes de Tokio han encontrado la oposición de grupos ambientalistas. "Las ballenas jorobadas son muy susceptibles y viven en entornos muy cerrados, por lo cual la muerte de un ejemplar tendrá consecuencias devastadoras", dijo el vocero de Greenpeace Junichi Sato.

Pero las autoridades pesqueras japonesas estiman que tanto la ballena jorobada como la ballena fin cuentan ahora con "niveles sostenibles" de ejemplares. "Las ballenas jorobadas en nuestra área de investigación se recobran con rapidez", declaró Hideki Moronuki, vocero de la industria pesquera.

Según él, "cazar 50 ballenas jorobadas de entre decenas de miles de ejemplares no tendrá ninguna repercusión" a nivel de conservación de la especie.

El mercado

Moronuki manifiesta que la caza permitirá a los biólogos marinos estudiar los órganos del animal. La carne que se obtiene con la caza científica de la ballena se vende en Japón aunque los funcionarios niegan que las misiones tengan fines comerciales.

Sin embargo, ambientalistas alegan que el programa japonés de investigaciones balleneras es un pretexto para mantener vivo el mercado.

En 1986, la Comisión Ballenera Internacional prohibió la caza comercial de ballenas. No obstante, está autorizada la caza limitada para propósitos científicos.

 

Comments are closed.