Algas contra la contaminación marina

Un programa chileno para reducir la contaminación de la poderosa industria del salmón, obtuvo el premio Tech Museum, conocido como el "Nóbel tecnológico". BBC Mundo, 20 de Noviembre de 2007.


La Fundación Terram fue galardonada en la categoría de Medio Ambiente por su labor en la reducción de los desechos de las piscifactorías.

Es un sistema basado en el cultivo de algas alrededor de los criaderos de salmón, que actúan como biofiltros absorbiendo parte de los contaminantes provocados por el cultivo de salmón en el mar. Y esas algas, a su vez, se utilizan como fuente de alimento de los abalones, otra industria creciente en ese país que está mermando el abastecimiento natural de estas plantas.

Según los organizadores del Tech Museum "el brillante sistema de la Fundación Terram resuelve, a la vez, múltiples crisis marinas".

"Se trata de un ‘bioremediador’ que en parte está mitigando el enorme impacto ambiental del cultivo masivo de salmones en Chile", dijo a BBC Ciencia Francisco Pinto, coordinador del programa de recursos naturales de la Fundación Terram.

La organización también brinda asesoramiento y entrenamiento a comunidades locales para cultivar el alga.

Impacto ambiental

La industria del salmón en Chile se ha incrementado más de 10 veces en los últimos 15 años y ahora se sitúa por detrás del cobre y la madera en las exportaciones. "Chile produce actualmente a nivel mundial 40% de los salmones cultivados", dice Francisco Pinto.

"Y este cultivo ha sido tan masivo que ha tenido una serie de impactos ambientales", agrega.

Entre estos están exceso de nutrientes producto del alimento que no ingieren y los desechos de los peces que quedan depositados en el fondo marino o se dispersan en el agua.

"Por eso propusimos cultivar algas, en particular alga parda, que al cultivarla cerca de los criaderos de salmón tiene la capacidad de absorber parte de ese exceso de nutrientes", afirma Pinto.

El alimento que se da al salmón y sus desechos, que quedan depositados en el fondo marino, contienen fósforo y nitrógeno. Éstos generan el desarrollo de todo tipo de vida, como algas tóxicas que privan al agua de oxígeno. Es por eso que las algas cultivadas en los criaderos actúan como filtros naturales para limpiar estos nutrientes.

Abalón

Pero este no es el fin del proyecto de Terram.

Estas algas, a su vez, se están utilizando como una abundante fuente de alimentación para el abalón, un molusco herbívoro que también se ha convertido en una industria creciente en Chile.

"Para poder generar un kilo de abalón, se requieren unos 15 kilos de alga", dice Francisco Pinto. "Para alimentar al abalón el alga se arranca de su hábitat natural sin mucho control, lo cual también está generando otro impacto ambiental", agrega.

"Entonces propusimos que con el cultivo de algas junto a las jaulas de los salmones se pudiera abastecer a esa otra industria y así mitigar otro impacto en la biodiversidad".

Pero quizás lo más relevante del proyecto, como afirma Francisco Pinto, es la integración que se ha dado a las comunidades locales. "Hemos trabajado con las comunidades de la etnia huilliche, a las que se les capacitó tanto teórica como prácticamente para desarrollar este proyecto y convertirlo en negocio", afirma el funcionario.

Los premios Tech Museum forman parte de un programa internacional apoyado por varios organismos.

Entre ellos, la Universidad de las Naciones Unidas, el Instituto del Banco Mundial, el programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, y empresas como Microsoft e Intel.

Cada año se nominan cinco categorías, salud, educación, medio ambiente, desarrollo económico e igualdad.

Otros galardones este año fueron un proyecto de la Organización Jaipur, en India para la fabricación de prótesis de bajo costo para amputados, que ganó el premio a la igualdad. Y en la categoría de salud, una prueba para detección rápida de enfermedades infecciosas desarrollada en la Universidad de Cambridge, Inglaterra.

 

 

Comments are closed.