Algas pardas limpian el mar

La Fundación chilena Terram recibió el premio Tech Museum 2007, del que se dice es el “Nobel de la tecnología”, en la categoría medio ambiente,; por su participación en un proyecto de manejo de los desechos de la industria salmonera, a través del cultivo del alga parda, conocida como huiro, en las cercanías de los centros acuícolas.; Un círculo virtuoso de trabajo científico beneficia al ambiente y a comunidades pesquero artesanales. El Sur 27 de noviembre de 2007.


Francisco Pinto, coordinador del área Recursos Naturales de la fundación, concurrió a San José, California a recibir el premio. Informó que : “Es un proyecto integral con compomente socio ambiental. Lo iniciamos hace dos o tres años con un piloto elaborado por Terram y el I-Mar de la U.de Los Lagos”. Cultivan algas en las cercanías de los centros de cultivo de salmón para que sivan como bioremediación del impacto de esa industria en el medio marino.

Asociado a ello los investigadores pensaron en el cultivo de esta alga parda gigante, la Macrocystis pyrifera, conocida como huiro, para la industria del abalón, molusco hervívoro que consume 15 kilos de alga para engordar un kilo. El mercado del abalón es altamente rentable y Chile tiene una apuesta a doblar sus producciones actuales en los próximos dos años.” La limitante es la disponibilidad de alimento, precisamente alga parda”, dice Pinto añadiendo que la que se usa ahora: “Está siendo arrancada de praderas naturales con un impacto sobre la biodiversidad”. El proyecto busca resolver ambas  situaciones, bioremedia los impactos de la salmonicultura al crecer las algas con sus desechos, hay alimento para los abalones. “Creamos un círculo virtuoso. El alga absorbe el exceso de nutrientes , crece un 30% que en condiciones naturales”, señala Pinto.

Sin embargo, para I-Mar y Terram uno de los componentes más relevantes del plan es que incorpora a la comunidad pesquero artesanal huilliche de la zona que fue capacitada en el cultivo de huiro.  Estas comunidades podrán acceder a algunos recursos económicos pues una familia podría duplicar los ingresos mensuales cultivando estas algas. No se habla de cifras altas, pero sí sirve de inmediato a la economía del grupo. 

Varias industrias de esta región tienen cultivos de salmones en el sur y procesan acá. Ahora podrán controlar mejor su impacto y avanzar en criar moluscos.

Otros premiados fueron: proyecto de generación de energía eólica y solar a bajo costo de BlueEnergy (USA) en la categoría desarrollo económico, TakingITGlobal (Canadá) en la categoría educación, Organización Jaipur (India) con  fabricación de prótesis para amputados a bajo costo, para la categoría de igualdad y el desarrollo de test de detección rápidos de enfermedades infecciosas de la U. de Cambridge junto a la empresa Diagnóstico para el Mundo Real, (Inglaterra) en la categoría de salud.

El proyecto chileno tiene viabilidad  ambiental y económica, dice Pinto, pero habrá que realizar estudios respecto de ello. Hasta ahora, con  apoyo del Banco Mundial,  han invertido  cerca de US$ 100 mil y el premio, recibido en una gala con miles de invitados, les aportó US$ 50 mil. Para el representante chileno es destacable obtener reconocimiento a un proyecto que apunta al desarrollo sustentable.

Comments are closed.