Ambientalistas argentinos viajan a Chile para llevar su reclamo a la cumbre

Los miembros de la Asamblea Ambiental de la ciudad argentina de Gualeguaychú buscan así difundir su reclamo ante los presidentes que participarán del encuentro, que se celebrará entre el 8 y 10 de noviembre en Santiago. Invertia.cl, 3 de noviembre de 2007.


Ambientalistas de la provincia argentina de Entre Ríos viajarán la próxima semana a Santiago de Chile para manifestar su repudio a la instalación de una papelera en Uruguay durante el desarrollo de la XVII Cumbre Iberoamericana.

Los miembros de la Asamblea Ambiental de la ciudad argentina de Gualeguaychú buscan así difundir su reclamo ante los presidentes que participarán del encuentro, que se celebrará entre el 8 y 10 de noviembre en Santiago.

"Estaremos presentes con carteles e intentaremos ingresar a la cumbre para recordarles a los mandatarios que la Asamblea siempre va a estar cuando se toque el tema de la planta de celulosa que la empresa finlandesa Botnia está a punto de poner en marcha" en la ciudad uruguaya de Fray Bentos, lindante con Gualeguaychú, dijo hoy a Efe el asambleísta José Pouler.

Además, los ambientalistas instalarán durante el desarrollo de la cumbre "un puesto de vigilia y monitoreo" en una isla argentina situada frente a la fábrica, sobre el río Uruguay, para "controlar los movimientos producidos en la papelera", a la que consideran de riesgo para el medio ambiente, explicó el miembro de la asamblea.

Los ambientalistas también organizarán el próximo jueves una protesta en la que participarán lanchas y aeronaves de una escuela de aviación de la zona para ratificar su repudio a la papelera.

Pouler sostuvo que la presencia de un grupo de ambientalistas en Chile busca que los mandatarios los tengan "en cuenta" en el momento de "diseñar lo que va a ser un eventual acuerdo en esta cumbre, y que vean que Gualeguaychú está activa, presente, luchando por su vida y su medio ambiente, porque no quiere contaminación".

La instalación de la planta es rechazada por las autoridades argentinas y defendida por Uruguay, lo que generó un litigio entre ambos países.

En un manifiesto divulgado hoy, la Asamblea también reclamó al presidente argentino, Néstor Kirchner, que no renuncie al reclamo de reubicar la planta, que esta semana iba a iniciar su funcionamiento, el cual fue detenido momentáneamente tras un pedido de España, que media en la controversia bilateral.

"El fin último consistente en que Botnia se retire de nuestra región es parte de las acciones diplomáticas y jurídicas implementadas por la Cancillería Argentina, razón por la que constituye un camino irrenunciable", sostuvo el manifiesto.

El canciller argentino, Jorge Taiana, calificó este jueves de "provocación" el anuncio de Uruguay de postergar de forma momentánea la entrada en operación de la papelera.

Argentina recurrió en 2006 a la Corte Internacional de Justicia de La Haya para denunciar a Uruguay por haber violado el tratado bilateral que reglamenta la administración compartida del río Uruguay, en cuya vera se levanta la planta de Botnia, al autorizar unilateralmente el proyecto industrial.

Desde noviembre de 2006, el embajador español ante la ONU, Antonio Yáñez Barnuevo, realiza gestiones de buenos oficios para tratar de acercar a las partes y hallar una solución al conflicto.

El próximo 20 de noviembre se cumplirá un año del bloqueo que los asambleístas de Gualeguaychú cumplen en la carretera que conduce a la uruguaya Fray Bentos, mientras que los vecinos de las ciudades argentinas de Colón y Concordia, donde se encuentran los otros dos pasos a Uruguay, realizan cortes temporales.

 

Comments are closed.