Comisión Zanelli no descarta energía nuclear y Bachelet delega definición a próximo gobierno

La presidenta de la República encomendó a la Comisión Nacional de Energía realizar los estudios recomendados por el grupo de trabajo de expertos, los que se extenderán por un período de dos años. El Diario Financiero, 9 de noviembre de 2007.


Tal como lo dijo durante su campaña y después de asumir la presidencia de la República, Michelle Bachelet, reiteró ayer que su gobierno no será el que decida integrar la energía nuclear a la matriz energética chilena.

Esto, pese a que entre las conclusiones de la Comisión Zanelli -que fueron dadas a conocer ayer-, el grupo concluyó que integrar esta energía podría dar mayor “seguridad” al suministro eléctrico.

El informe agregó que para “una mayor autonomía en el abastecimiento energético, lo que se logra a través de la diversificación, jugarían un papel relevante las ERNC (Energías Renovables No Convencionales), la energía nuclear y la eficiencia energética”.

El ministro de Energía, Marcelo Tokman, destacó que el informe concluye que la experiencia internacional demuestra que esta opción no debería excluirse como eventual método de generación eléctrica. “No existen antecedentes para descartar la energía nuclear como opción para nuestra matriz energética futura”, precisó.

Agregó que para que sea una fuente de energía “confiable y segura, como se requiere, debe estar adecuadamente regulada, contar con una institucionalidad adecuada, además de capacidad por parte del Estado y de las empresas”.

Por lo mismo, la presidenta Bachelet encargó a la Comisión Nacional de Energía (CNE) elaborar los estudios sugeridos por la comisión como necesarios, para recabar los antecedentes que permitan tomar al próximo gobierno una decisión política al respecto. Bachelet, durante su campaña, se comprometió con organismos ecologistas a no impulsar esta energía.

Por esa razón, el texto recomienda que la decisión futura considere aspectos políticos, geopolíticos y que se tome transparentemente.

Estudios

La comisión liderada por el físico Jorge Zanelli trabajó durante ocho meses en estas conclusiones que -por mandato presidencial- no fueron concluyentes, sino que indicaron las principales áreas que Chile debería estudiar y reforzar a la hora de tomar una decisión en esa línea.

La CNE encargará nuevos análisis por un período de dos años, los que verán temas como la institucionalidad vigente y ordenamiento territorial, para evaluar posibles ubicaciones en el futuro; tecnología antisísmica y estudios sobre fallas sismológicas; capacidad del Estado ante emergencias radiológicas; y cómo capacitar recursos humanos en tecnología nuclear, entre otros.

“Una vez que se hayan realizado estos estudios vamos a poder ver si es conveniente, si efectivamente somos capaces de llevar a cabo todos esos requerimientos para poder eventualmente contar con este tipo de energía de manera segura”, afirmó Tokman.

Para llevar adelante las investigaciones, el gobierno contará con un grupo asesor integrado por la Comisión Chilena de Energía Nuclear, (Cchen) la Agencia Internacional de Energía Atómica y un grupo interdiciplinario con representantes de diversos ministerios, además de tres integrantes de la comisión Zanelli, que serán definidos por Tokman.

Tal como lo adelantó el científico de la Universidad de Talca y miembro de la comisión, Claudio Tenreiro, el informe recomendó un análisis de la matriz energética que posee Chile en general, bajo criterios como el consumo y su cruce con la capacidad hídrica y disponibilidad de otros combustibles, todo en el largo plazo
 
Jorge Zanelli, Presidente de la comisión:  “El momento final es una decisión política”
 
Según el experto que lideró el trabajo de la comisión, Jorge Zanelli, la experiencia internacional muestra que la energía nuclear y su industria es segura, “por lo tanto, no hay razón para pensar que no podría serlo en Chile”, aclaró .

-¿Entonces no lo descartan?

-El estudio nos permite decir que no hay razones para descartarlo. Eso no quiere decir que haya razones para implementarlo, todavía no sabemos si es conveniente, tenemos que examinarlo.

-¿Era equívoco pensar que ustedes iban a ser más concluyentes ?

-Nosotros no tenemos ni las atribuciones, ni la capacidad -en el corto plazo-, que nos plantearon, para llegar a una conclusión de ese tipo, tampoco es la aspiración del gobierno.

-¿Y cuál fue entonces el aporte del informe?

-Era despejar los mitos de las realidades. Es el primer paso en un trabajo donde los argumentos racionales van a reemplazar a los miedos o las ambiciones . Hay gente que es pronuclear y quiere resolver el problema energético de inmediato, cosa que es ridícula y también hay gente que le tiene un terror a la energía nuclear y piensa que es el fin del mundo y eso también hay que medirlo.

-¿Qué se requiere para usar energía nuclear?

-Viabilidad económica, ambiental, social, cultural, todas esas son necesidades que tiene que tener el país. Si esos requisitos se cumplen , probablemente, el país va poder decir con confianza: hagámoslo o no. El momento final, de la verdad, es una decisión política porque se va a poner en la balanza la conveniencia y los costos; las dificultades que vamos a tener que sortear para llegar a eso y esa decisión es política, pero tiene que ser un acuerdo social.

-¿Se evaluó la condición sísmica de Chile?

-Esa es una preocupación. Según los expertos es una dificultad, pero no un obstáculo definitivo.

 

Comments are closed.