Conama asegura que no aceptará presiones de Celco

Mónica Rivera afirmó que no aceptará presiones de ningún tipo y que la decisión se tomará sobre la base de elementos técnicos y no políticos. La Segunda On Line, 6 de noviembre de 2007.


Frente a los dichos de Charles Kimber, gerente de asuntos públicos de Celco, quien planteó la posibilidad de cerrar la planta Licancel en caso de continuar las postergaciones a la entrega de permisos de la autoridad ambiental, la directora regional de la Conama, Mónica Rivera, afirmó que no aceptará presiones de ningún tipo y que la decisión se tomará sobre la base de elementos técnicos y no políticos.

Ciertamente, las declaraciones del ejecutivo generaron suspicacias dada la cercanía que existe para que se resuelva la autorización o rechazo al reinicio de actividades de la planta de celulosa, que se encuentra parada hace 5 meses, tras dos derrames de elementos tóxicos al río Mataquito.

Según consignó El Centro, Rivera señaló que “nosotros no aceptamos presiones de ningún tipo. Somos un organismo técnico y lo que nos interesa es que se pueda desarrollar cualquier actividad económica, pero que cumpla con la legislación".

Además, manifestó que la Conama siempre está recibiendo presiones, pero que ella no ve en las palabras de Kimber un chantaje social, en términos de utilizar el argumento de la segura cesantía que generaría el cierre de la planta.

De todas formas, agregó, la última palabra, en este caso, la tiene la Conama. “Espero que el 15 de noviembre, en la sesión de la Corema, se resuelva", puntualizó.

Comments are closed.