Corema da permiso clave para reapertura de planta Licancel

Se encuentra cerrada desde el 18 de junio.;Arauco estima que la unidad podría volver a operar el 30 de noviembre. El Mercurio, 16 de noviembre de 2007.


Dos decisiones trascendentales para la reapertura de la planta de Arauco -ex Celco- Licancel, en Licantén (VII Región), tomó ayer la Corema del Maule: la mantención de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que permite a la firma producir 140 mil toneladas de celulosa anuales y la aprobación del plan de cierre de la laguna de tratamiento de riles para la entrada en funcionamiento del nuevo sistema.

Pese a que la decisión de la autoridad regional no resuelve todos los trámites pendientes para Arauco en Licantén, la firma estima que la reapertura de la planta podría producirse el 30 de noviembre.

A la compañía ligada al grupo Angelini aún le resta entregar a la Dirección General de Aguas (DGA) la recepción final de las obras complementarias del ducto que construyó en la planta y hacer llegar a la Seremi de Salud los planes de contingencia y monitoreo de la unidad de celulosa para poder hacer efectivo el levantamiento de la prohibición de funcionamiento. Ambas situaciones se concretarían el próximo martes.

Aunque judicialmente Arauco aún debe resolver los dos recursos de no innovar que existen en los tribunales de la VII Región contra Licancel, las resoluciones técnicas de la Corema, de Salud y de Obras Públicas permitirían a la firma poder entregar todos los antecedentes ante la justicia para levantar los recursos.

Tras casi 5 meses desde que se produjo el cierre de la planta, debido al derrame de riles sobre el río Mataquito, Arauco ha tenido que afrontar inversiones en obras para el mejoramiento de sus procesos superiores a los US$ 8 millones, a la vez que la nula productividad de Licancel ha significado que la empresa deje de vender, hasta la posible reapertura a fines de mes, US$ 44 millones.

Desde la compañía manifestaron sus satisfacción ante la decisión de la Corema y afirmaron que de abrirse la planta en la fecha estimada, la producción se reanudará paulatinamente, alcanzando el máximo de producción -140 mil toneladas anuales- el 15 de diciembre.

La otra cara

La noticia para Arauco, recibida en su planta de Licancel, contrasta con el revés sufrido por la empresa en su unidad de celulosa de Valdivia, la cual sumó el martes pasado una nueva derrota ante la Corema, que rechazó el recurso de reconsideración de la firma para poder retomar el total de su producción (550 mil toneladas anuales), que hoy se encuentra limitada a 80%.

Arauco, al cierre de esta edición, aún no era notificada de esta resolución. Aunque el camino a seguir en Valdivia se tomará recién cuando se produzca la comunicación oficial, la vía judicial pareciera ser la principal alternativa de la compañía.

Los costos

Si la planta vuelve a trabajar el 30 de noviembre, la firma completará menores ventas por US$ 44 millones.

Comments are closed.