Grupo de parlamentarios busca restringir a las hidroeléctricas vía cambio legal

Cuestionan su instalación en zonas con valor ecológico, turístico y cultural y que su evaluación analice sólo aspectos técnicos. Proponen reformar Ley de Bases del medioambiente. El Diario Financiero, 24 de Noviembre de 2007.


En un movimiento dirigido a cuestionar HydroAysén, pero que podría afectar a todas las centrales hidroeléctricas en tramitación, un grupo de diputados de la Concertación presentó un proyecto de ley que busca restringir su construcción en zonas con valor ecológico, cultural o turístico.

Los parlamentarios socialistas Marco Enríquez-Ominami y Sergio Aguiló, junto al DC Pablo Lorenzini y los PPD Álvaro Escobar, Ramón Farías, René Alinco y Guido Girardi, presentaron la semana pasada un proyecto de ley que modifica la Ley 19.300 de Bases Generales del Medioambiente, introduciendo un artículo que amplía la actuación de la Comisión Nacional del Medioambiente (Conama) en lo relativo a la tramitación y aprobación de esas iniciativas.

“Los organismos competentes no podrán otorgar permisos o autorizaciones a proyectos de centrales generadoras de energía que, mediante la instalación de obras hidráulicas permanentes, alteren cualquier cuerpo o curso natural de aguas o cuencas hidrográficas ubicadas en zonas de valor ecológico, cultural, turístico y que impliquen impacto ambiental”, reza el texto.

Entre sus fundamentos los parlamentarios señalan que el sistema jurídico chileno establece la obligación del Estado de tutelar la preservación de la naturaleza, en el artículo 19 de la Constitución.

Junto con calificar el artículo como “muy contundente”, el diputado DC Pablo Lorenzini explicó que por esta vía intentan modificar el criterio puramente técnico que la Conama aplica para evaluar los proyectos. Criticó que además, el organismo observa sólo los impactos que se producen en el área donde se emplazan los proyectos, sin considerar los cambios que las centrales hidroeléctricas, provocan sobre ciudades, comunidades y otras actividades productivas.

“Hay que debatir respecto de lo que sucede con estas centrales en cuanto a su entorno, porque independiente a que la central sea de pasada o de embalse, considera una serie de obras civiles conexas que afectan zonas agrícolas o de potencial turístico”, dijo.

HidroAysén

El diputado PS Marco Enríquez-Ominami indicó que es importante tramitar esta iniciativa ahora para abrir un debate ante el complejo de cinco centrales hidroeléctricas que Endesa y Colbún proyectan construir en los ríos Baker y Pascua.

Para el parlamentario, un proyecto de este tamaño debe ser visto por el Parlamento, “como se hace en muchos países de Europa”, y aseguró que buscarán en una segunda fase, que estas iniciativas pase por el Congreso. “No se trata de rechazarlos, sino de generar una discusión amplia y no sólo restringida al ámbito técnico de la administración del (poder) ejecutivo”, sostuvo.

Crítica empresarial

Si bien los parlamentarios no mencionan directamente a HydroAysén, citan textos del coordinador de Ecosistemas, Juan Pablo Orrego, uno de sus más férreos opositores.

La medida despertó preocupación en el sector empresarial. De hecho, el secretario general de la Sofofa, Andrés Concha, indicó que este tipo de iniciativas son las que terminan por afectar “la competitividad del país” al entorpecer la tramitación de los proyectos.

Por su parte, el director de AES Gener y presidente de EFE, Jorge Rodríguez, dijo que “Me parecería insólito que fuera tan sencillo impedir actividad económica en Chile”. Agregó que en Chile existe seguridad jurídica.

 

Comments are closed.