Grupo de senadores pide a Presidenta enviar nota de protesta a Japón por caza de ballenas

Según los 23 parlamentarios que apoyaron la solicitud, tal situación “perjudica los esfuerzos internacionales por conservar y proteger a estos mamíferos marinos”. La Tercera On Line, 22 de Noviembre de 2007.


En una medida que se suma a la preocupación que manifestó el gobierno chileno por la decisión de las autoridades de Japón de reanudar la cacería “científica” de ballenas, un grupo de 23 senadores le solicitaron a la Presidenta de la República que envíe una nota de protesta diplomática contra el programa nipón.

Esto, a través de la presentación de un proyecto de acuerdo firmado por los senadores Antonio Horvath, Baldo Prokurica, Soledad Alvear, Evelyn Matthei, Andrés Allamand, Jorge Arancibia, Nelson Ávila, Carlos Bianchi, Andrés Chadwick, Juan Antonio Coloma, Guido Girardi, Carlos Kuschel, Hernán Larraín, Pablo Longueira, Pedro Muñoz, Roberto Muñoz Barra, Alejandro Navarro, Jaime Orpis, Víctor Pérez, Sergio Romero, Mariano RuizEsquide, Hosaín Sabag y Adolfo Zaldívar.

El texto, que fue remitido a la Comisión de Relaciones Exteriores para su análisis, solicita a la Mandataria que envíe dicha nota de protesta por la caza científica de ballenas en aguas del Santuario Ballenero del Océano Austral, y que informe de esta medida a todos los países miembros de la Comisión Ballenera Internacional.

Según los autores de la solicitud, el programa de caza de ballenas “perjudica los esfuerzos internacionales por conservar y proteger a estos mamíferos marinos”.

Los senadores recordaron que ante la grave disminución de las poblaciones de ballenas a nivel mundial, se creó en 1946 la Comisión Ballenera Internacional destinada a garantizar la conservación adecuada de la población de este cetáceo. Agregaron que aunque dicha entidad internacional ha aprobado diversas moratorias para la caza comercial de ballenas “Japón, desde la firma de la Convención Internacional para la regulación de la caza de la ballena, ha realizado prácticas atentatorios contra los principios consagrados en dicho convenio, bajo el pretexto de que realiza investigación científica”.

En tal sentido, señalaron que desde la moratoria internacional, Japón ha capturado 10 mil 500 ballenas bajo el pretexto de caza científica. Y que para el presente año ha informado que la cuota de “caza científica” para este año será de mil 035, que constituye más del doble de lo capturado el 2006.

Asimismo, precisaron que el programa ballenero japonés es especialmente controvertido este año, pues planea cazar 50 ballenas jorobadas, que según los ambientalistas todavía son una especie amenazada. De hecho, la migración anual de ballenas jorobadas entre el océano Antártico y las aguas del Pacífico tropical alimenta emprendimientos turísticos de observación de ballenas en Nueva Zelanda, Australia, Tonga y América Latina.

Finalmente recordaron que la población de la ballena jorobada, por los esfuerzos de la comunidad internacional y la moratoria vigente, ha aumentado en los últimos años, por lo que permitir su captura pondría en grave riesgo los esfuerzos que se han realizado para evitar su extinción.

 

Comments are closed.