La labor de Sernapesca

Columna de Giuliana Furci, Coordinadora del Programa de Salmonicultura de Fundación Terram, publicada el 22 de Noviembre de 2007 en La Nación.


En recientes declaraciones hechas a un medio escrito nacional, la Directora de SERNAPESCA Sra. Inés Montalva hace una serie de declaraciones en defensa de la actividad del cultivo del salmón, y acusaciones arbitrarias a críticos de la misma, pues como ella afirma hay una campaña en su contra.

Llama la atención la creencia de la Sra. Montalva en la autolimitación de la industria salmonera en materia de cuidados al medio ambiente. Si fuese así, no veríamos los impactos que son concensuados dentro de la propia industria, tales como el impacto en los fondos marinos, los daños provocados por el escape de salmones, el uso excesivo de antibióticos en Chile o la transmisión de enfermedades entre especies cultivadas y salvajes en el hemisferio norte, entre otros. No es por nada que la ONG internacional WWF coordina una iniciativa llamada “Diálogos del Salmón”, que busca generar informes científicos acerca de los diferentes impactos de esta actividad, para desarrollar mejores prácticas en este sector productivo.

Respecto de su comentario “los sistemas animales tienen su propio control", me pregunto ¿cómo se controla un medio acuático en el cual los límites no existen? Prueba de que no es así son los crecientes brotes de piojo de mar y virus ISA, que en parte son propagados por el hacinamiento de los peces en las balsas jaulas, que está francamente fuera de control.

Otro ejemplo del descontrol de esta actividad, es la presión sobre los recursos pesqueros para producir alimento para los salmones, en donde Fundación Terram, ha calculado que se requieren 8,5 kg. de peces pelágicos para producir 1 kg de salmón, cifra que no se ha podido bajar en las discusiones con la propia industria. De este descontrol sabe mucho la señora Montalva, pues su institución es la encargada de velar por la extracción sustentable de los recursos pesqueros, tarea que es claramente incompatible con la salmonicultura, en su estado actual.

Acerca de sus comentarios referentes a la fizcalización, en las cuales dice que no es necesario meterse al agua para saber lo que está pasando con la salmonicultura, tal vez, si lo hicieran verían la realidad y la extensión del impacto al fondo marino y lacustre, lo cual no se ve en línea, como la autoridad sugiere.

Bajo este contexto, queda claro que se necesita informar a la opinión pública acerca de cómo se producen salmones en Chile, y que tal difusión de los impactos asociados a esta pujante actividad no es ni absurda ni irresponsable como la Sra. Montalva dice. También es importante señalar que si la Directora de SERNAPESCA no cree en la fiscalización en terreno, temas tan graves como la correcta ubicación y límites permitidos de las balsas jaulas, las enfermedades de los peces y los impactos de los escapes de salmones al medio quedan sujetas a informes elaborados por las empresas, sin verificación por parte del estado.

Hacemos un llamado a la directora de SERNAPESCA para aclarar sus dichos e informe a la opinión pública respecto del funcionamiento de su instutición para con el resguardo del medio ambiente en zonas donde se desarrolla la actividad salmoacuícola.

Comments are closed.