Maipú se resiste a ser la comuna de la caca

Proyecto de planta de compostaje genera rechazo en autoridades y vecinos. La Nación, 13 de noviembre de 2007.


Los pobladores del sector de Rinconada no quieren otra fuente de hediondez. Ya tienen suficiente con La Farfana y el vertedero Santiago Poniente. El 28 de este mes el Consejo Directivo de Conama tomará la decisión sobre una planta de compostaje. En la espera, Agroindustrial Pullihue asegura que su sistema no dispersa malos olores.
 
El auditorio de la Municipalidad de Maipú no estaba abarrotado, pero la temperatura subía con cada intervención de los vecinos. En la quinta fila, una mujer que dijo llamarse Elia Rodríguez tomó el micrófono y se lanzó amenazante. "Si usted no se la juega por los vecinos, nos vamos a tener que ir de Rinconada". Alberto Undurraga, alcalde de la comuna, era el blanco de la advertencia.

Una mujer mayor salió en su defensa. Dijo que Maipú está bonito. Que parece una ciudad europea. "Pero el olor a mierda está llegando a todos lados". Antes de que los aplausos no la dejaran terminar de hablar, pidió un voto de confianza para el alcalde porque, argumentó, la pelea es de todos y el adversario es otro.

El enemigo de las casi doscientas personas que estaban en el auditorio y de los habitantes del sector de Rinconada se llama Agroindustrial Pullihue Limitada, titular del Proyecto Centro de Producción de Sustratos Orgánicos Pullihue Cepros que pretende tratar 18 mil toneladas mensuales de materiales orgánicos.

Los vecinos y el municipio entregaron sus reparos a la Conama. Argumentaron, en primer lugar, que el proyecto no se sustenta ambiental, económica y socialmente. Además, sumar más lodos de aguas servidas a la comuna es "intolerable". En segundo orden, el camino a Rinconada (Ruta G-262) está colapsado por los proyectos en la zona.

Dieron en el blanco. La iniciativa proyecto fue rechazada por la Comisión Regional de Medio Ambiente (Corema) de la Región Metropolitana. Según la Resolución Exenta Nº 392 de junio de 2006, genera impactos ambientales sobre la calidad del aire; suelo, agua, medio humano; e impactos sobre la vialidad adyacente.

La empresa insistió: en septiembre presentó la apelación y el 28 de este mes, el Consejo de Ministros de Conama tomará la decisión final. "Sería inentendible para la población que el organismo técnico rechace el proyecto y que el Consejo de Ministros lo apruebe", comentó Undurraga, quien ya envió la información técnica a los ministros que votan. "No es justo para Maipú que una nueva planta se instale en la comuna".

Según esa "justicia", en la comuna conviven vecinos, basurales y alcantarillados industriales: la planta de tratamiento de aguas servidas La Farfana, el vertedero Santiago Poniente (RSSP) y una planta de extracción de áridos. En el límite con Padre Hurtado está la planta El Trebal, que también recibe aguas servidas. "No estamos para que en Maipú se desarrollen todos los proyectos de tratamiento de lodos, basura y que se generan malos olores", replicó Undurraga. Traducción: no quieren ser la comuna de la caca.

No a los malos olores

El gerente de Agroindustrial Pullihue, Cristián Couso, dice estar seguro que el proyecto verá la luz y calma a los vecinos: asegura que la planta no producirá olores molestos porque el sistema de compostaje garantiza que los residuos orgánicos estarán todo el tiempo sometidos a un proceso de fermentación aeróbico (con oxígeno) y los gases residuales se tratarán en biofiltros. "Es una tecnología comprobada en países desarrollados y es por eso que contamos con el apoyo del Banco Mundial", cuenta y asegura que esa entidad quiere replicar esta iniciativa en otros países de Latinoamérica.

Para Agroindustrial Pullihue, no hay plan B: el fundo en Rinconada de Maipú cumple con todos los requisitos y ahí se quieren instalar.

 

Comments are closed.