Japón anunció que no seguirá cazando ballenas jorobadas

Japón renunció a cazar ballenas jorobadas, una; especie considerada en peligro de extinción, confirmó este viernes el portavoz; del gobierno, Nobutaka Machimura, a raíz de las protestas de Australia. Emol, 21 de diciembre de 2007.


Una flota de balleneros japoneses partió el mes pasado con destino a la Antártida para cazar más de mil ballenas, entre ellas 50 jorobadas, una especie que los defensores de la naturaleza consideran amenazada de extinción.

Esta habría sido la primera vez desde los años 60 que Tokio caza esa especie, cuya observación es una atracción muy popular entre los turistas en Australia.

Poco antes de la intervención de Machimura, la cadena pública de televisión  japonesa NHK había anunciado la decisión, que atribuyó a las protestas de  Australia.

"Japón decidió retirar a las ballenas jorobadas de la lista de su campaña  ballenera a causa de su impacto negativo en las relaciones con Australia",  informó NHK, citando a responsables no identificados.

"Es cierto que Australia expresó su descontento ante Japon a este  respecto", añadió. "A cambio, espero que esto conducirá a mejores relaciones con Australia",  agregó.

Sin embargo, la campaña ballenera lanzada el mes pasado en la Antártica continuará con el objetivo de matar mil ballenas, en su mayoría de la especie minke, más pequeñas, oficialmente para fines "científicos".

Machimura dijo que Japón y Australia tienen diferencias culturales sobre las ballenas, pero que su país desea preservar las relaciones con el nuevo gobierno de izquierda en Australia.

Australia encabeza la campaña de protesta internacional incluso hasta el  punto de enviar un barco de guerra y un avión de reconocimiento para vigilar a  la flota japonesa.

Las asociaciones ecologistas Greenpeace y Sea Shepherd enviaron a su vez un  barco para perturbar la caza de ballenas.

"Los australianos consideran que las ballenas son afectuosas, lo que no  comprendo. Aparentemente dan nombres a cada ballena y el público experimenta un  verdadero sentimiento por ellas", comentó.

Desmintió que Japón haya cedido a la presión de Australia, al afirmar que  la decisión fue tomada tras negociaciones con el jefe de la Comisión Ballenera  Internacional.

Japón viola cada año la moratoria internacional en vigor desde 1986 al  cazar mil ballenas para fines "científicos", lo que le provoca críticas de las  asociaciones ecologistas.

Comments are closed.