Posición del Centro Ballena Azul (CBA) respecto de Santuarios Balleneros y Áreas Marinas y Costeras

El CBA, dedicado a la ciencia y conservación marina, ha promovido desde 2003 la creación de un Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos (AMCP-MU) en las Regiones de Los Lagos y Aysén de Chile, en el paisaje marino actualmente conocido como Corcovado-Chiloé-Chonos. Prensa Centro Ballena Azul, 3 de diciembre de 2007.


La labor de esta organización ha incluido la realización de diversas investigaciones científicas, asesorías y talleres técnicos a autoridades gubernamentales, además de una amplia campaña de difusión orientada a incrementar el entendimiento público y el diálogo social respecto a la protección de esta zona.

Recientemente, ha nacido una iniciativa que tiene como objeto establecer en las aguas jurisdiccionales chilenas (Mar Territorial y Zona Económica Exclusiva), un Santuario para la protección de las ballenas y todas las especies de cetáceos presentes en Chile, donde se prohíba definitivamente las actividades de captura de cetáceos, incluyendo caza comercial y científica de cetáceos.

Considerando que bajo la actual legislación chilena, las especies de cetáceos están protegidas de la aza hasta el año 2025, en Chile no hay y no puede haber caza comercial, ni científica por a lo menos 18 años más. Por esta razón, y las reales amenazas que se ciernen actualmente sobre los ecosistemas marinos del Sur de Chile, en particular sobre hábitats críticos de especies emblemáticas, como son la sobreexplotación de los recursos marinos, la expansión de la actividad acuicultora y dispersión de especies introducidas, la contaminación por basura y residuos sólidos y líquidos, el aumento en el tráfico marítimo industrial, los ejercicios navales y la potencial implementación de actividades turísticas masivas no reguladas, el CBA considera que:

1. Apoyamos la creación de un Santuario Ballenero como un aporte simbólico a la conservación de las ballenas. Sin embargo, consideramos que esta propuesta no lograría eliminar o al menos mitigar las amenazas reales y potenciales que afectan a las poblaciones de ballenas que se alimentan asociadas a zonas costeras productivas, ni mucho menos a los ecosistemas que las sustentan, en particular a las ballenas azules y jorobadas que utilizan las aguas interiores de las regiones de Los Lagos y Aysén para actividades de alimentación y cuidado parental.

2. Apoyamos la creación de un Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos en la zona de Chiloé-Corcovado-Chonos, por ser una zona ecológicamente única de la costa chilena, cuyo patrimonio natural reviste de especial importancia y cuya protección nacional es urgente. Esta área, una vez creada, debe contar con una zonificación que se base en un proceso informado y con altos niveles de participación, que además incluya una serie de áreas núcleo con altos niveles de protección y un estatus de parque marino o similar, y otras múltiples zonas manejadas con criterios de sustentabilidad. Se espera que el área completa cuente con un marco de protección y con la aplicación de reglamentos que aseguren su conservación.

3. El ordenamiento, zonificación, fiscalización y administración de un AMCPMU en el contexto del planteamiento del CBA, UACh, WWF, CONAMA Los Lagos, son el camino hacia la mantención de estos ecosistemas únicos en el planeta y lograr el equilibrio entre la conservación y las actividades
humanas. La decisión de Chile en transitar hacia esta armonización de actividades se ve reflejada en las votaciones de aprobación unánimes de las Comisiones Regionales de Uso del Borde Costero de ambas regiones involucradas, así como en el proyecto de acuerdo del Senado votado por unanimidad en julio de 2006 y el reconocimiento a la labor del CBA entregado por parte de la Presidenta de la República a través del Sello Bicentenario.

4. Esperamos que el Estado de Chile, en adición a la tramitación de esta AMCPMU en sí, acelere la creación de una red nacional de áreas marinas y costeras protegidas, funcional y representativa de los ecosistemas marinos y costeros. Es decir, la creación de cualquier AMCP debe ser un paso importante e integrado dentro de la concreción de una iniciativa de mayor alcance.

5. La protección del área será un aporte al cumplimiento de los acuerdos internacionales ratificados por Chile, que obligan al país a avanzar en el establecimiento de áreas marinas protegidas, como son la Convención para la Diversidad Biológica (CBD por su sigla en inglés) y la Comisión Permanente
para el Pacífico Sur (CPPS). Especial énfasis debe ponerse en la protección de depredadores de mayor orden, siendo particularmente relevante la ballena azul, principal representante de la biodiversidad amenazada del sector e indicador del buen estado de conservación de la zona.

 

Comments are closed.