“Urge implementar cambios en las prácticas de manejo en la salmonicultura”

En relación con el anunció de la empresa Marine Harvest de implementar un nuevo plan de producción para sus operaciones en Chile, Fundación Terram reconoció la acción como un primer paso para mermar la grave situación del virus ISA en la; salmonicultura chilena. Además señaló la necesidad de mayor fiscalización, planes de contingencia efectivos y acceso a la información. Fundación Terram, 14 de diciembre de 2007.


“El anuncio de Marine Harvest es un primer paso, pero falta mucho por hacer tanto desde el Gobierno, como de las empresas salmoneras, ya que estamos frente a una grave situación epidemiológica y con consecuencias sociales a causa del brote del virus ISA en los salmones”, declaró Giuliana Furci, coordinadora del programa de salmonicultura de Fundación Terram.

Debido al virus ISA, la semana pasada, la misma empresa Marine Harvest, resolvió el cierre de 10 centros de cultivo en Chiloé. Reubicando al 64% de los trabajadores/as en otros centros o funciones; mientras el 36%  de los funcionarios (90 trabajadores) debieron ser despedidos. Sernapesca ha detectado la presencia del virus en 7 centros dejándolos en cuarentena.

Si bien, se manejan distintas hipótesis para la situación que se vive hoy, las prácticas ambientales de las industrias salmoneras, constituyen un tema preocupante para que sido denunciado por organismos nacionales e internacionales. “Desde Terram hemos venido señalando hace años la importancia de que la industria del salmón aplique a sus prácticas la rotación de sitios –fallowing- , que diminuya la densidad de cultivo y que aumente la distancia entre un centro de cultivo y otro. Un primer paso básico es incorporar el manejo integral de las bahías, fiordos y áreas en las que se cultiva el salmón en Chile”, señaló Giuliana Furci.

Además, la encargada del programa de salmonicultura de Terram, fue categórica al señalar: “Si la medida anunciada por Marine Harvest no es adoptada por las otras empresas, carece de cualquier efecto, ya que es necesario que todas las empresas actúen e implementen acciones frente al ISA. Es por ello, que urge que el Gobierno implemente políticas y normativas que establezcan prácticas de cultivo, en las cuales se contemple el manejo integral de bahías, basado en la capacidad de carga de los ecosistemas. Además es necesaria una mayor fiscalización, planes de contingencia efectivos y acceso a la información. Sólo de este modo se podrán evitar mayores impactos y costos ambientales y sociales a los ya vistos hasta ahora en el sur de Chile”.

 

Comments are closed.