Conciencia ambiental de los santiaguinos es mayor que hace cinco años

Estudio fue realizado por Universidad Andrés Bello en noviembre pasado en tres comunas capitalinas a 500 mayores de 18 años. El Mostrador, 18 de enero de 2008.


52% de los santiaguinos se considera medioambientalmente más responsable en comparación a 2002 y 68,9% declara haber adoptado algunas medidas para ayudar a revertir el impacto que generan sus hábitos en el planeta.

Así lo revela la Primera Encuesta de Percepción Ambiental elaborada por la carrera de Ingeniería Ambiental de la Universidad Andrés Bello, realizada en noviembre de 2007 en Estación Central, Santiago y Las Condes a un universo de 500 mayores de 18 años.

“Es importante conocer el comportamiento de la opinión pública, hacer hincapié en profundizar las políticas de fomento e impulsar nuevas ideas en un tema que cada vez está más sensible”, destaca Carlos Rungruangsakorn, académico responsable de la investigación.

Si bien la encuesta indica que la sociedad tiene un nivel medio de conciencia ambiental, los niños y los adultos mayores obtuvieron nota 6,2, lo cual podría explicarse porque este grupo tiene hábitos y costumbres más austeras que implican un mayor cuidado, por ejemplo, con el uso de las aguas domiciliarias, y son más responsables cívicamente.

Mientras, los establecimientos educacionales, programas y campañas de televisión, generan una mayor educación ambiental en los niños.

Por el contrario, los entrevistados consideran que las acciones por parte del sector público (poder legislativo, ejecutivo y judicial), en pro del medio ambiente tienden a la mediocridad, calificando su rol con nota 3,9. Al contrario, la labor de las agrupaciones ambientales es lo que genera mayor simpatía en la comunicad, llegando a un promedio de 5,8.

Entre las acciones mencionadas para ayudar a cuidar el medioambiente destacan el reciclaje, no botar basura en calles, ahorro de energía en los hogares, y regar antes de barrer, a lo que se suma el impulso a la eficiencia energética.

La contaminación atmosférica es otro aspecto crítico presente en el inconciente colectivo, ante la mala calidad del aire y las constantes medidas preventivas por parte de la autoridad en períodos críticos. A su vez, 55% rechaza la posible instalación de una central hidroeléctrica en Aisén.

“También emergen otros tópicos interesantes como los recursos de aguas, vertederos ilegales y ruidos molestos, que indican las prioridades que deberían tomarse a nivel regional y local. Si bien se percibe una mejor actitud ambiental de los ciudadanos, las que se reflejan con acciones que ayudan a preservar los recursos y disponer adecuadamente de los residuos, aún se deben hacer avances sustanciales en materia de educación ambiental para lograr mejores índices de responsabilidad cívica ambiental en este ámbito”, concluye Rungruangsakorn.

Comments are closed.