UC cierra cuestionado Bioterio de Primates

El laboratorio cerró sus puertas por problemas de financiamiento. Los 88 monos capuchinos de la especie Cebus apella fueron enviados al centro de rehabilitación y cuidado de primates “Monkey World”. La Nación, 31 de enero de 2008.


A Dorset, Inglaterra, se fueron los 88 simios que se mantenían en el Bioterio de Primates, perteneciente a la Facultad de Ciencias Biológicas de la UC. Esto, después de que se decidiera el cierre definitivo del controvertido laboratorio que experimentaba con los animales para investigación científica.

El centro fue mucha veces cuestionado por diferentes movimientos de protección animal, por las crueles condiciones y abusos que se cometían contra los monos que pertenecían a la Unidad de Reproducción y Desarrollo, especializada principalmente en estudios en el área de la ginecología y reproducción.

El Bioterio de la UC fue creado en 1989 y se dotó con monos provenientes de donaciones de Argentina, Perú y el zoológico de Sao Paulo. La medida se venía estudiando hace algunos años producto de las reiteradas "funas", lideradas principalmente por la Coalición por los Derechos de los Animales. Sin embargo, la razón principal radicaría en el enorme gasto que le significaba a la casa de estudios mantener funcionando el centro. De hecho, la Organización Mundial de la Salud dejó de enviar aportes al laboratorio, lo que provocó la decisión.

Desde el martes pasado, la colonia de simios se encuentra en su nuevo hogar, centro de rehabilitación y cuidado de primates "Monkey World". Deben cumplir un período de cuarentena antes de entrar en contacto con los demás animales del centro. Para su traslado colaboraron un equipo integrado por tres veterinarios, expertos de Monkey World, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), para certificar los requerimientos zoosanitarios, además de la FACH, quien dispuso un avión Hércules para transportarlos.

El director de Planificación de la Facultad de Ciencias Biológicas UC, Manuel Villalón, explicó que hace un año y medio se iniciaron las conversaciones con Monkey World, que -según la información proporcionada por la UC- no es un zoológico, sino un centro de rehabilitación. Según Villalón, el lugar entrega las garantías necesarias para asegurar el bienestar del grupo de primates. Actualmente, el centro británico cuenta con una población de aproximadamente 165 simios.

Comments are closed.