CMPC reconoce inquietud por impacto de sequía en celulosa

Gonzalo García admitió riesgo por bajo cauda de ríos. Sin embargo, aseguró que los afluentes de sus plantas siguen “con holguras razonables”. El Diario Financiero, 10 de marzo de 2008.


Empresas CMPC, controlada por el grupo Matte, reconoció su inquietud por el impacto que puede tener la sequía en la producción de celulosa.

Como sus plantas requieren de recursos hídricos, la baja que han tenido los caudales de los ríos -factor vital en el proceso- podría obligar a las autoridades ambientales a restringir o cortar completamente sus respectivas producciones.

“Estamos muy preocupados de la situación y esperamos que no existan efectos en las operaciones de las actividades industriales. Por ello, coordinados con las respectivas autoridades, se está pendiente de los niveles de agua, el cual, está muy por sobre los caudales ecológicos”, admitió Gonzalo García, secretario general de CMPC.

Diariamente, la planta Santa Fe utiliza 5.000 litros cúbicos del Bío Bío para procesar aproximadamente 3.160 toneladas de celulosa, cuya alza de precio explica, en gran parte, el buen comportamiento que CMPC tuvo en 2007.

Consumo mínimo

Consultado sobre si han analizado la posibilidad de reducir voluntariamente el uso de agua en Santa Fe para no sobreexigir el caudal y así ahorrarse a futuro cortes que podrían ser aún más perjudiciales para el negocio, García planteó que “nuestras plantas de celulosa están equipadas con las tecnologías más modernas disponibles en el mercado y consecuentemente los consumos de agua están ya reducidos al mínimo”.

El ejecutivo agregó que “una eventual restricción en la disponibilidad de agua implicaría necesariamente una reducción al nivel de producción de las plantas.”

Según un informe entregado el viernes por el MOP, el caudal del Bío Bío -que aparte de abastecer a Santa Fe, nutre a la planta Laja- está en un nivel muy cercano al que registró durante la compleja sequía de 1998.

Al respecto, García aseguró que “el río ha registrado caudales del orden de 100 metros cúbicos por segundo en los últimos días, valor que está todavía muy por sobre el caudal ecológico, con holguras razonables”.

Las plantas de celulosa usan el agua para la cocción de la madera, el transporte de la pulpa y el enfriamiento de las maquinarias. El bajo nivel que registran los caudales de los ríos del país por efecto de la sequía podría poner en jaque las faenas de varios sectores productivos entre la III y X Región.

Independiente de si utilizan los ríos para descargar sus residuos industriales o para captar aguas, como es el caso de las plantas de celulosa, la suerte productiva de sus plantas depende de si los caudales llegan a su nivel “ecológico”, establecido por las respectivas resoluciones de calificación ambiental.

Advertencia de Conama

Hace unos días, el director ejecutivo de Conama, Alvaro Sapag, indicó que algunos ríos que utiliza la CMPC están muy cerca del límite y advirtió que “si se llega bajo el caudal ecológico y no se puede captar agua en un proceso de producción de celulosa que requiere el agua como insumo, no podrían seguir produciendo”.

Comments are closed.