Diputados quieren eliminar resquicio ambiental

Solicitud de autorización provisoria (SAP) para proyectos de inversión tiene los días contados. Parlamentarios “verdes” le pondrán la lápida al trámite que permite iniciar proyectos antes de ser evaluados por la Corema. El artículo fue incluido a última hora en la Ley de Bases, promovido por los entonces senadores Bruno Siebert, Olga Feliú y Sebastián Piñera. La Nación, 12 de marzo de 2008.


"La autorización provisoria burla el espíritu de la ley". Así de categórico es el diputado (UDI) Alejandro García-Huidobro para referirse al mecanismo que permite a las empresas iniciar proyectos antes de ser evaluados ambientalmente y que fue incorporado a última hora en la legislación medioambiental. Sin embargo, tiene sus días contados: ya existe un proyecto y el acuerdo político para eliminarlo. La moción ingresó al Congreso el 15 de enero y hoy debiera ser votada en la Comisión de Medio Ambiente.

Con ese instrumento -una solicitud de autorización provisoria (SAP)-, Metrogas inició los trabajos de la planta de gas propano en Peñalolén tras ser aprobada por la Corema Metropolitana. "Es entregarle a los privados un instrumento que permite que se salten los Estudios de Impacto Ambiental (EIA)", comenta el diputado por ese distrito, Enrique Accorsi.

El parlamentario, presidente de la Comisión de Medio Ambiente, explica que si finalmente no se aprueba el EIA, todo lo que la empresa hizo tiene que volver a fojas cero. "Si uno mira lo que hicieron en Peñalolén, eso es imposible. Llevaron camionadas de tierra para emparejar el terreno", dice. "Qué boleta de garantía se puede pedir al privado, si no existe el estudio previo que evalúe los impactos".

García Huidobro pone otro ejemplo: mediante una SAP, la Corema de la VI Región permitió a la empresa australiana Pacific Hydro anticipar trabajos en la Reserva Nacional Ríos Los Cipreses para la construcción de la central hidroeléctrica. "Cualquier intervención en un área protegida obliga a un Estudio de Impacto Ambiental, aquí no cabe una SAP". El permiso fue impugnado en la Contraloría.

Designados y Piñera

Para la ministra del Medio Ambiente, Ana Lya Uriarte, la autorización provisoria es un mecanismo "extraño y ajeno" al espíritu original de la ley, que deja fuera la participación ciudadana y que produce falta de confianza en la ciudadanía, porque no se ha conocido ninguna aprobación de una SAP seguida de un EIA rechazado.

¿Por qué, entonces, se creó esta instancia que se ha utilizado en el 16% de los proyectos? Uriarte explica que cuando se presentó el proyecto de la Ley 19.300 en el gobierno de Patricio Aylwin, nunca se contempló la autorización provisoria. "Fueron los senadores de la época Bruno Siebert, Olga Feliú y Sebastián Piñera quienes idearon este mecanismo", añadió.

"No me extraña que esa disposición haya sido puesta por senadores de derecha", responde el senador (PS) Ricardo Núñez, quien también ocupaba un escaño en la cámara alta en ese tiempo. "La única alternativa que teníamos, dado que existían los senadores designados, era aceptar este mecanismo para sacar la ley". Agrega que la Ley de Bases del Medio Ambiente nunca contó con un apoyo entusiasta de la derecha: "Tampoco de Sebastián Piñera, que recién ahora ha mostrado una sensibilidad por el medio ambiente y por las ballenas en particular".

La Nación se contactó con Piñera, sin obtener respuesta hasta el cierre de esta edición.

Comments are closed.